Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Por qué Afectan más las Críticas que los Elogios

166

Te has preguntado por qué te afectan más las criticas que los elogios, bueno, te proporcionaré dos explicaciones para mejor entender lo que pasa en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro. Primera: Cuando sufrimos una crítica el cuerpo segrega la hormona del cortisol en respuesta a ese momento que genera estrés.

La teoría de la autoconservación social describe que todas las personas tenemos una motivación muy arraigada para preservar nuestro estatus social (gustar a las personas cuya aprobación valoramos) al recibir críticas, insultos, rechazos o burlas, potencialmente daña nuestra sensación de autoestima, sobre todo si son ataques públicos.

El cortisol tiene una durabilidad en nuestro cuerpo por más de una hora, y provoca en el cuerpo la liberación de glucosa. En el caso del cerebro acentúa nuestro grado de atención y realza la agudeza de nuestros recuerdos, lo cual requiere de mucha energía y en periodos repetitivos de estrés genera un desgaste físico, afectando de manera significativa nuestra salud.

Por otro lado el efecto negativo de la crítica experimentada por primera vez, generará diversas emociones y sensaciones, las cuales serán almacenadas en nuestra memoria de largo plazo como un recuerdo de forma significativa, que al volverlas a experimentar el cerebro las detectará como una amenaza y si no se sabe manejar adecuadamente, se puede convertir en un miedo.

En el caso de experimentar el agradable elogio que nos hace sentir placer, el cuerpo segrega oxitocina la cual tiene la característica de ser menos potente y de corto tiempo, siendo eliminada del torrente sanguíneo en apenas cinco minutos desde el momento de la segregación inicial.

Es así como los efectos de las sustancias químicas que genera el cuerpo ante una crítica tienen mayor durabilidad, por tanto, sus efectos influyen no solo en el cuerpo, sino en nuestra memoria de largo plazo.

La segunda postura tiene un carácter más social. Si el elogio cortes lo consideramos como algo normal, entonces la crítica tendrá un impacto en nosotros, simplemente por qué es algo que rompe con lo habitual. Si estamos acostumbrados a que nos digan “bien hecho” a modo de cumplidos mecánicos y de pronto, alguien nos dice algo como <Qué pésimo lo hiciste> romperá con la normalidad, por lo tanto, la mente le dará vueltas y vueltas para averiguar por qué sucedió a fin de evitar que ocurra otra vez.

En otras palabras; si somos educados porque las normas sociales dictan que debemos serlo, entonces lo normal es que supongamos que todos los demás también lo son por el mismo motivo. De ahí que cada elogio que recibamos puede resultarnos un tanto dudoso en cuanto su grado de autenticidad. Pero si alguien nos critica, pensamos que no sólo es porque hayamos hecho algo mal, sino porque lo hemos hecho tan mal que alguien ha estado dispuesto a saltarse la barrera de la norma social para hacérnoslo notar. Y por tanto, una vez más, la crítica acaba teniendo más peso para nosotros que el elogio.

Nuestra mente se ha venido desarrollando para detectar amenazas, pero también para preverlas e imaginarlas. Nuestro cerebro responderá neurológica, psicológica y socialmente a cada una de ellas. Es ahí donde cada uno de nosotros debe contar con las herramientas necesarias para desarrollar habilidades que nos ayuden al manejo de nuestras emociones para evitar que nos afecten negativamente en nuestra vida diaria.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...