Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Ya Basta, Presidente /Enea Salgado (El Mañanero)

 

La mayoría de las mujeres en México vivimos en un estado de intranquilidad permanente, cuando salimos a la calle para ir a la escuela, a nuestros centros de trabajo, a hacer el súper, al gimnasio, a un lugar a divertirnos; no tenemos la certeza de que volveremos a casa.

Vivimos en un país donde 11 mujeres son asesinadas a diario, donde mujeres, niñas y adolescentes son secuestradas, violadas, torturadas sexualmente, mutiladas, descuartizadas, arrojadas a un basurero, a un arroyo, a un lote baldío, todos los días. Vivimos en un país feminicida.

Vivimos en un país donde según datos oficiales, 2 de cada 3 mujeres sufren violencia de género, donde cada 4 minutos una niña o una mujer es violada, donde solo 5 de cada 100 denuncias por abuso sexual o violación terminan en sentencia. Vivimos en un país donde una persona puede agredir sexualmente y violar a una mujer, y la probabilidad de que sea castigado es de menos del 5%.

En medio de esta espiral de impunidad institucional y de violencia extrema en la cual (sobre) vivimos las mujeres en México, el partido en el poder decidió postular a un hombre acusado de violación por cinco mujeres como candidato a gobernador para la próxima contienda electoral del 6 de junio.

Félix Salgado Macedonio, senador con licencia de Morena, es el gallo del hombre que despacha desde Palacio Nacional para gobernar Guerrero. Y como tal, el presidente López Obrador ha salido a defenderlo con uñas y dientes, evidenciando que es él y nadie más que él, quien sostiene dicha candidatura.

De 90 consejeros nacionales de MORENA, 47 ratificaron la candidatura del presunto violador serial. (contrareplica.mx)

 

BANNER AYUTLAX 2020

El 8 de enero pasado, en su conferencia matutina, AMLO afirmó que las acusaciones contra Salgado Macedonio eran “un asunto partidista y producto de la temporada electoral”.

Esta última semana, por tres días consecutivos, el mandatario usó la mañanera para salir en defensa de su candidato: desestimó denuncias en su contra, arremetió contra las voces que exigen justicia, afirmó que era “golpeteo político”, que era “una campaña de linchamiento mal lanzada en todos los programas de radio y prensa contra Félix Salgado”, que “eran ataques contra el partido”, que era “politiquería”. Que “ya chole” con las campañas mediáticas contra Salgado Macedonio. Así, sin más, AMLO salió a decir “ya chole” a los que alzan la voz exigiendo que Morena rectifique y se le retire la candidatura a su senador con licencia.

AMLO dice que “las mujeres tienen su derecho, como también tiene derecho el pueblo de Guerrero, los que apoyan a Félix, es lo mismo, son derechos de todos a la libertad”. Qué terrible esta declaración, el presidente equipara el derecho que tenemos todos a ejercer nuestro voto al derecho que tienen las víctimas de violación a obtener justicia. No comprende que esto no es un tema de libertades, que postular y defender a un presunto violador a un cargo público es sumarse a la normalización de la violencia que propicia y perpetúa la impunidad.

Para AMLO la candidatura de Félix no está en duda, las que deberían tomarse con cautela son las exigencias de quienes piden que no sea candidato. Inaudito. Afirmar que el reclamo de justicia es un “golpeteo político” y poner al agresor como si fuera la víctima, es un escupitajo del presidente hacia las mujeres víctimas de violencia de este país. Una afrenta imperdonable.

López Obrador dice que “no quiere entrometerse” pero usa el atril presidencial para validar la candidatura de un presunto violador al mismo tiempo que desdeña las denuncias en su contra, colocando a las víctimas en una posición de desigualdad al no contar con el mismo nivel de exposición que tienen las mañaneras en medios. El jefe del Ejecutivo habla a favor del agresor. Esto es una forma de violencia e indigno de la investidura presidencial. Algo que no podemos, no debemos tolerar bajo ninguna circunstancia.

En su lógica, su candidato es la víctima. Trivializa con el tema, se mofa de las acusaciones en su contra, lo defiende a capa y espada.

Activistas reaccionaron con indignación por la defensa presidencial del candidato de MORENA. FOTO laopcion.mx

 

Ya basta, presidente López Obrador, el apoyo que le brinda a su candidato es un agravio para las cientos de miles de mujeres que han sido violadas en nuestro país, cuyos casos permanecen en la lacerante impunidad gracias a servidores que, como usted, en vez de destruir las redes de complicidades que permiten que un agresor tenga la posibilidad de ocupar un cargo público, las usan a su favor para sus intereses partidistas, para retener el poder.

Ya basta de que use al pueblo para justificar sus erradas y vergonzosas decisiones.

Ya basta de que minimice la violencia en contra nuestra. No somos títeres de nadie, alzamos la voz por nuestras hijas, nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras amigas, por una y por todas.

Ya basta de sus mentiras, su gobierno no es el que más ha protegido a las mujeres. Usted ordenó reducir el presupuesto de varios programas a favor de las mujeres víctimas de violencia, ¿ya lo olvidó?

Ya basta de su desprecio por las que son la reserva moral de este país, las víctimas que luchan todos los días por justicia y por verdad, por sus derechos.

Señor presidente, ¿qué le debe a Félix Salgado Macedonio? ¿Por qué defiende con tanta vehemencia a un hombre acusado de violación por cinco mujeres? ¿Qué le debe a su candidato?

 

ENLACE

Ya basta, presidente /Enea Salgado, El Mañanero (México), Febrero 20

- Publicidad -

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...