Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Ver más Allá del TLCAN y de Estados Unidos

80

México, aunque usted no lo crea, es importante.

Nos hemos acostumbrado a minimizarnos. A vernos como un país pobre, marginado, siempre “en vías de desarrollo”. Como eternos perdedores.

Cuesta trabajo que nos aceptemos como un enclave mundial que aporta a la economía mundial, también a la historia, a la cultura, a la música, al cine, a la artesanía y al turismo del mundo.

México no es desconocido en la era global.

Es un actor mundial importante y puede serlo aún más, si logra ver más allá del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCAN).

México tiene acuerdos comerciales con otros países y otras latitudes que no ha desarrollado, en tanto, por cercanía y costos, se había concentrado en atender el mercado estadounidense, como parte del TLCAN.

Ahora que el presidente de Estados Unidos pretende, según él, resarcir del daño del TLCAN, provocado a Estados Unidos, por México, al “arrebatarle” miles y tal vez, millones de empleos, es el momento en que México puede dar el salto a otros países y a otros continentes.

Tiene razón el expresidente Ernesto Zedillo al señalar que en caso de que el TLCAN llegara a su fin,… “Tal resultado no debería ser causa de desesperanza para mi país. El TLCAN ha sido un excelente instrumento, pero es sólo una de las muchas herramientas disponibles”. (Washington Post. 28.01.2017)

Indicó que México debe ofrecerles a las empresas globales, condiciones concretas que no las intimiden o que dificulten la inversión.

“Deberemos asegurar a las empresas globales, con acciones concretas, que México sigue abierto para los negocios y que nuestro gobierno no tratará de intimidarlos o decirles qué, dónde o cómo producir”. (ibid)

El asunto es que México puede ser un aliado estratégico de China e India, así como de Alemania y Japón, por mencionar solo a cuatro países con los que México tiene relaciones comerciales.

Un aliado político, un socio comercial y al mismo tiempo, un inversionista en esas y otras latitudes, de tal forma que México deje de circunscribirse y esperar a ver que “quiere” y “resuelve” el señor Trump.

México no puede estar a expensas de lo que resuelva un presidente de otro país, así sea Estados Unidos. México tiene la capacidad de tomar sus propias decisiones y si en el camino las decisiones que tome el señor Trump, benefician a México, bien.

En caso contrario, México tiene un mundo de oportunidades, literalmente hablando, puesto que la globalización es una realidad que está más allá de Trump y que nadie va a poder limitar, condicionar o extender acta de defunción.

El asunto es que México tiene que dar el salto hacia las nuevas tecnologías, hacia el desarrollo de energéticos renovables, hacia la modernización e innovación en la producción artesanal y en la oferta turística nacional para el mundo.

Con Alemania y Japón, México puede obtener por coinversiones, participación en las innovaciones que están haciendo ambos países, en el ámbito de máquinas herramientas de control numérico para su uso en la ingeniería civil.

Con China y Japón, en el mismo tenor de las coinversiones, México puede incorporarse a la robótica, la manufactura inteligente y el uso de nuevos materiales para energías renovables.

No hay alternativa, México tiene que dar el salto a las nuevas tecnologías y a los nuevos energéticos y hacia allá tiene que virar YA, el sistema educativo.

No se trata solo de preparar más técnicos e ingenieros, se trata de que músicos, literatos, arquitectos, cineastas, pintores, escultores, artesanos y prestadores de servicios turísticos, se inserten ya en los desafíos de la globalización.

Es una necesidad de sobrevivencia y en dicha necesidad, están los maestros, porque sin ellos, no se podrá dar dicho salto.

Este es el reto nacional y México puede hacerlo, tiene con qué: su gente: mexicanos y mexicanas.

Y si no, pregunte en Inglaterra, en Alemania, en Japón, en Canadá, ahí hay mexicanos dedicados a la investigación, también en Estados Unidos, pero no se lo diga ni le pregunte al señor Trump.

Comentarios
Cargando...