Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Un Primer ‘Damo’

158

Para Elsa Carlota Eréndira

La nota de EFE dio vuelta al mundo, se viralizó y finalmente opacó a Melania Trump y Brigitte Trogneux –la esposa del nuevo presidente de Francia- en las fotos protocolarias de la cumbre de la OTAN celebrada el jueves pasado en Bruselas. En la foto de la cumbre paralela de primeras damas, que huffingtonpost.es describe “entre museos, tiendas de lujo y el Palacio Real”, aparecen al extremo izquierdo de la fila trasera, junto a la eslovena Mojca Stropnik, justo encima de la esposa de Donald y la turca Emine Gulbaran Erdoga (la cabeza envuelta y recubierta de trapos hasta los nudillos y los tobillos), un Primer Caballero: Gauthier Destenay.

Posan para la imagen del recuerdo, además, la noruega Ingrid Schulerud, la búlgara Desislava Radeva, la islandesa Thora Margret Baldvinsdottir, la eslovena -y paisana de Melania- Mojca Stropnik y la belga Amelie Derbaudrenghien. Al centro en primer plano está la reina anfitriona, Matilde de Bélgica -quien por la tarde acompañó a las visitantes al museo Magritte y en la noche las agasajó con una cena en el castillo real de Laeken.

El sonriente arquitecto Gauthier es consorte del demócrata Xavier Bettel, primer ministro de Luxemburgo. Forman una de esas parejas de “tornillo con tornillo” para decirlo en el estilo vulgar del oscurantista cardenal michoacano Alberto Suárez Inda (paisano del no menos oscuro Marcial Maciel que San Juan Pablo Segundo protegió hasta el final de su vida). Contrajeron matrimonio el 15 de mayo de 2015, ya siendo Xavier mandatario y transcurrido menos de un año desde que el parlamento luxemburgués autorizara los matrimonios gay.

Entre otras significaciones, la foto viralizada sugiere que Gauthier es la parte masculina y el ministro Xavier la femenina de la naranja amatoria. Las noticias relativas a la cumbre confirman, además, que ninguna de las esposas de los líderes de la OTAN le hizo fuchi al primer damo: casi todas sonríen entre complacidas y divertidas, salvo la algo tiesa búlgara y la turca musulmana.

Apenas en marzo pasado, Gauthier y Xavier fueron recibidos en el Vaticano por el propio papa Francisco, quien tampoco rechazó la presencia del Primer Caballero de Luxemburgo.

Gauthier entre primeras damas, en la cumbre de la OTAN. (S. Steinbach, EFE)

¿Cómo entender, pues, ese doble juego (para no hablar como se debiera de hipocresía) de la iglesia de Roma?

Nadie se escandalizó ni anatemizó a nadie en Europa básicamente porque el viejo continente no es Latinoamérica. Ello aunque la prensa de nuestros colonizadores y evangelizadores, España y Portugal –junto con Italia los más corruptos y con más pobres de Europa occidental-, no dejó de apostillar con malicia mal disimulada la presencia de Gauthier en la susodicha foto de las primeras damas. Un ejemplo entre tantos: el portal español adelantelafe.com tuvo a bien informar a sus lectores, al desgaire, que el ministro Bettel sería un “conocido activista pro sodomía”.

La audacia de salir del clóset de la pareja de gobernantes del Gran Ducado –una monarquía parlamentaria con tres lenguas oficiales y clara mayoría católica lo mismo que Bélgica- fue precedida en Europa por la socialdemócrata Jóhanna Sigurðardóttir cuando fungía como primer ministro de Islandia -nación que no forma parte de la Unión Europea- casó en 2010 con la dramaturga y periodista Jónina Leósdottir ocho años después de unirse bajo contrato civil, tras que la gobernante se divorciara del padre de sus dos hijos.

Y fue seguido tal atrevimiento de Xavier y Gauthier en el propio Luxemburgo, por el viceprimer ministro socialista Etienne Schneider, quien en 2016 se convirtió en el tercer gobernante europeo de alto rango atado públicamente en matrimonio gay (en su caso con el joven Jérome Domange).

Gauthier y Xavier, Jóhanna y Jónina, Etienne y Jérome, tienen suerte de no haber nacido en nuestra Latinoamérica evangelizada a sangre y fuego en el espíritu de la Contrarreforma. No habrían podido acá ser gobernantes y a la vez hacer pública su preferencia heterodoxa.

La intransigencia de muchos políticos de México y de la curia mexicana hacia los matrimonios gay, da cuenta de una tensión subyacente desde el siglo xvi, prolongada bajo tierra hasta nuestra época profetizada por Huntington como un choque de civilizaciones debido a diferencias religiosas. Asimismo, ilustra la postura de vanguardia asumida por los gobiernos de izquierda en la Ciudad de México, y por algunos estados como Tlaxcala, donde a contracorriente de la condena de los obispos se abren paso la tolerancia y el respeto hacia las personas.

COHETERÍA

SEMÁNTICAS ¿Cómo llamar a Gauthier? La prensa en español se divide entre “Primer Caballero” y la expresión genérica “primeras damas”. Sin duda, el lenguaje mismo está marcado por la negación de la realidad apabullante de los amores heterodoxos.

TEÓCRATAS En España la religión vaticana sigue siendo parte del gobierno; allá la iglesia más rica de nuestro tiempo –acaso la única súper rica de la historia humana- disfruta aun de un subsidio pagado con dinero del erario. Mutatis mutandis, el gobierno peninsular mantiene hasta la fecha una predilección facciosa por el papado así como la constitución mexicana de 1824 instituyó el catolicismo como una religión de Estado con exclusión de cualquier otra. Mas ¿acaso la brillantísima generación liberal no puso fin a la avaricia material de la iglesia y no reafirmó la laicidad nuestra carta de 1917? Me temo que así como tantas otras leyes, los postulados constitucionales en dicha materia son y han sido básicamente letra muerta. Así lo indican tanto las recepciones que el gobierno de México organizó a los pontífices Juan Pablo Segundo, Benedicto XIV y Francisco como las prácticas políticas vigentes en regiones mentalmente atrasadas de nuestro país,  donde el espíritu teocrático es palpable en la subordinación persistente de la política a la religión.

HAGIOGRAFÍAS La mentalidad moderna no puede florecer sin apego a la verdad sobre los hechos humanos, pues no son estos un asunto de fe. Empero así como en política y semántica, a estas alturas la versión religiosa sigue distorsionando la historia colonial de Tlaxcala. Más que historia en un sentido moderno, abierto y crítico, la interpretación vigente de la evangelización y esclavización del pueblo tlaxcalteca sigue siendo en esencia hagiográfica. Ello explica, por ejemplo, que la “Reseña del escudo…” publicada el sábado 22 de abril por el Congreso local mienta flagrantemente al afirmar que la evangelización de Tlaxcala se hizo “sin oposición” (tesis desmentida rotundamente en la misma hagiografía de los beatificados Niños Mártires que canonizará el papa en octubre) o que la localmente celebrada alianza con Cortés hubiera sido entre pares o iguales (lo que desmienten tanto el ahorcamiento de Xicohténcatl El Joven en vísperas de la campaña final contra Tenochtitlan, la ejecución de varios caciques, la sustitución de los nombres prehispánicos de la población nativa y la apropiación por los frailes de los hijos de los señores principales, entre tantos indicios). Pero esto es harina de otro costal, en lo que ahondaré en una entrega próxima.

TRUDEAU Hace una semana, al finalizar la reunión del G-7,  el primer ministro de Canadá, Trudeau, fue recibido en Roma por Francisco. Entre otros temas, el canadiense solicitó al papa -citó a la prensa española-“pedir perdón a los indígenas por los abusos de los misioneros en América que les quitaron a sus hijos”. No  falta razón al gobernante. Las propias hagiografías de los Niños Mártires de Tlaxcala: Cristóbal, Antonio y Juan, confirman tal abuso infantil en aras de la evangelización. Como en todo el centro de México, los misioneros coloniales los arrebataron a sus familias, específicamente a las familias de los caciques tlaxcaltecas, y tras cristianizarlos “a señas” (Motolinía dixit), los volvieron contra las tradiciones de sus pueblos y los propios progenitores. Son hechos rotundos confirmados por todos los cronistas de la Nueva España. .

Comentarios
Cargando...