Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Tres Santos

484

El pasado fin de semana el Papa Francisco I canonizó en El Vaticano a los tres niños mártires Tlaxcaltecas; Juan, Antonio y Cristóbal, primeros laicos católicos americanos en recibir martirio por defender la fe católica.

Tlaxcala es la cuna de la nación. Los tres niños santos son, como la primera pila bautismal de América en la catedral franciscana que mira al centro de la ciudad de Tlaxcala desde su austeridad y señorío, ejemplo de la fusión de espada y plumaje, como dice nuestro himno.

Tlaxcala, desde siempre, fue una República. En el mundo los regímenes de gobierno eran autocráticos, ya fueran dictadores, tiranos o monarcas, y en Tlaxcala ya se tomaban decisiones a través del Senado Tlaxcalteca representado por los jefes de los cuatro señoríos: Tizatlan, Ocotelulco, Quiahuiztlan y Tepeticpac.

La vocación democrática y de búsqueda de acuerdos corre por las venas de Tlaxcala. Guerreros sin par,  libertarios y defensores de la autodeterminación, Tlaxcala demostró siempre su grandeza ante cualquier adversario o imperio por grande que fuese como fueron los aztecas.

La canonización de nuestros hoy tres santos, nos debe llamar a la reflexión. Tlaxcala no se merece ser conocido como el pueblo de la trata. El nuestro debería ser foco de atracción para diferentes tipos de turismo y éste, el camino para la prosperidad de las familias.

Tlaxcala debería ser conocido porque sí lo es, como el estado de los Tres Niños Santos, las alfombras de aserrín y flores, las luciernagas, la mayólica, la artesanía textil y de madera tallada, de Cacaxtla y Xochitécatl con sus preciosas pinturas, de los toros en el campo y en la plaza…en fin; podríamos tener lleno de turistas todo el año y con ello mejorar significativamente la vida de las familias Tlaxcaltecas, y sin embargo, el sexenio pasado desaparecieron la secretaría de turismo estatal.

¡Es tiempo de volver a creer en nosotros mismos! Es tiempo de unirnos en un mismo fin: que Tlaxcala viva mejor. Los gobiernos han fallado en dar a los Tlaxcaltecas mejor condición de vida.

Lo bueno…lo bueno es que los que están ya se van.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...