Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Tlaxcala Merece ya, un Mejor Transporte

304

La Ley de Movilidad y Comunicaciones que se pretende aprobar para el Estado de Tlaxcala, es una gran oportunidad para que la entidad de un salto cualitativo en materia de espacios y áreas verdes, vías de comunicación y servicios de transportes.

La ley debe partir del Principio de la Persona. Este es el punto central, debería ser el punto central del debate parlamentario y extraparlamentario.

Las banquetas, las áreas para peatones, áreas verdes, espacios abiertos para las personas, la permanencia irreductible de áreas, zonas y espacios geográficos naturales, mismos que tienen que ser protegidos y cuidados, quedando fuera de cualquier posibilidad de compra-venta a particulares o de cualquier otra modalidad que los haga ser susceptibles de cambio en su propiedad o naturaleza públicas.

Lo anterior, para evitar desde ahora, el caos urbano en el que se convierten las ciudades y poblaciones. No solo evitar el caos. También, ofrecer condiciones de movilidad y tránsito propias para las personas.

Lo más importante y trascendente: que los habitantes del Estado de Tlaxcala, actuales y futuros, no se sientan prisioneros, “amontonados”, sin intimidad, sin libertad.

Éstas condiciones de vida, también favorecerán que no enraice o no se arraigue la delincuencia en la entidad, en tanto la delincuencia permanece y crece donde tiene condiciones físicas para “ocultarse”, “confundirse” y permanecer impune siempre. Aún es posible erradicar la delincuencia en Tlaxcala y reducirla significativamente. Mantener o reordenar los espacios físicos de nuestras poblaciones y ciudades, coadyuvará decisivamente en ello.

Brindar seguridad y condiciones de seguridad a los peatones durante las 24 horas del día, favorecerá la movilidad de las personas por sus propios pies, ganando sustantivamente el estilo de vida activo, que incidirá en la disminución del sobrepeso y la obesidad, y por lo tanto abatirá el desarrollo de las enfermedades crónico-degenerativas crecientes hoy.

Lo mismo ocurrirá si se desarrollan las ciclopistas, a lo largo y ancho de las poblaciones de la entidad.

La urbanización y el pavimento, así como la circulación vehicular, tienen que orientarse y reorientarse hacia el transporte público de pasajeros.

En la medida en que Tlaxcala opte por el transporte público de pasajeros, reducirá en la misma proporción, los riesgos de la contaminación que ya nos asecha como parte de la Megalópolis, dada nuestra cercanía con la ciudad de México y vecindad con el Estado de México y las ciudades de Puebla y Texmelucan.

Es el momento de construir la Tlaxcala que crezca y se desarrolle con una menor contaminación, de la que tenemos ya en éstos momentos, en el entendido de que si no lo hacemos ya, después va a ser prácticamente irreversible e imposible tener una Tlaxcala más limpia y sana.

Por ello, la combi ya no puede, ya no debe ser el transporte estrella para el traslado de personas.

Tiene que ser un transporte más amplio y más grande, donde los pasajeros vayan cómodamente sentados y no apretujados, como ocurre actualmente.

La Ley de Movilidad y Comunicaciones debe precisar un término a los actuales permisionarios, para sustituir las combis, por camionetas de pasajeros y microbuses con capacidad para más de 20 pasajeros cómodamente sentados.

El reordenamiento de las rutas de servicio, es un imperativo que no puede esperar más tiempo. A la par del reordenamiento, se tiene que abrir el servicio del autotransporte de pasajeros a más y a nuevos oferentes, pues es urgente terminar con el monopolio del mismo.

Simultáneamente, dar lugar al surgimiento del tren ligero para pasajeros, daría a Tlaxcala otra opción de traslado a las personas, que en conjunto, todas las formas de movilidad, tendrían el propósito de reducir el uso del automóvil particular, lo que colocaría a la entidad por delante de muchas otras, tanto en los tiempos menores de traslado, como en la generación de una menor contaminación ambiental.

Así como debe concluir el ciclo de los monopolios en las combis. Igual debe concluir el ciclo de los monopolios en los taxis. Abrir el servicio de taxi a todas las modalidades de servicio existentes hoy en día en el mundo, dará a Tlaxcala un mejor nivel y calidad de vida. El interés público, debe asegurase en la nueva ley, por encima de los intereses privados de los autonombrados “líderes” del transporte colectivo de pasajeros que pretenden seguir manteniendo a Tlaxcala con un servicio de transporte del siglo pasado.

- Publicidad -
Comentarios
Cargando...