Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Tlaxcala a Merced de la Furia de la Naturaleza por Falta de Prevención

481

Ante el inicio de la temporada de huracanes para lo que resta del 2017, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) prevé que para la temporada se formarán hasta cinco huracanes que impactarán directamente en territorio nacional, tres en el Pacífico y dos en el Atlántico.

Según el pronóstico, serán en total 27 fenómenos meteorológicos los que se desarrollen en aguas nacionales, de los cuales, seis se convertirán en huracanes categoría uno o dos y diez en categoría tres o superior.

Esta temporada de ciclones se adelantó en el Atlántico con la formación del ciclón tropical “Arlene”, el pasado mes de abril, y en el Pacífico con la tormenta tropical “Adrián”, la más temprana de la historia desde que se tiene registro en este océano.

Cabe señalar que existe un pronóstico del 50 por ciento de que se vuelva a presentar el fenómeno de “El Niño” para otoño de 2017.

Si esto sucediera, sería un evento extraordinario que nunca antes se hubiera presentado, desde que se tiene registro, y podría ocasionar incremento en la intensidad de los ciclones.

Por su parte, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos pronosticó que en los países de la Cuenca del Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe este año se formen entre 11 y 17 tormentas tropicales y entre cinco y nueve huracanes.

De estos, hasta cuatro serán posiblemente categoría superior a 3 con vientos de 178 kilómetros por hora y dos puedan tocar territorio mexicano.

En territorio tlaxcalteca, a este panorama se suman los efectos de la deforestación, de ríos y barrancas obstruidos y azolvados por basura, pero sobre todo por el desinterés de los gobiernos estatal y municipal por fincar una cultura de prevención, elementos que en conjunto ponen en grave riesgo a los tlaxcaltecas.

Inundaciones, deslaves, daños en cultivos y edificios, incluso históricos, son el resultado de la inoperancia de un Atlas de Riesgos de Tlaxcala, cuya consulta se dificulta para la población en caso de la necesidad para ubicar zonas de riesgo.

En tanto, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) detectó en los últimos cinco meses puntos de riesgo por inundación con agua de lluvia en 30 de los 60 municipios de Tlaxcala.

En estudio sobre inundaciones, la dependencia federal advierte que podrían producirse en diversos ríos, cañadas y barrancas obstruidas por azolves y basura, informó el organismo.    

Ante ello, para prevenir una contingencia grave, la dependencia realizó desde enero de este año, en coordinación con la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda de Tlaxcala (Secoduvi), trabajos de desazolve y retiro de basura y otros objetos en ríos y barrancas. 

Los principales puntos de riesgo de inundación en la entidad tlaxcalteca son los ríos que atraviesan comunidades importantes como los afluentes Zahuapan, Totolac, Totolac1, Ajejela y Altzayanca.

Mario Castillo García, subdirector de Asistencia Técnica-Operativa de la dirección local del organismo, señaló que “donde nosotros tenemos identificado más potencial de riesgo son el río Atoyac-Zahuapan, por su importancia ya que atraviesa las principales ciudades del estado”.

Asimismo, la región sur-poniente del estado, donde se encuentra los ríos Totolac y Totolac 1, y Ajejela, “y en el oriente del estado los ríos Altazayanca y Meca”, subrayó.

El río Zahuapan-Atoyac atraviesa municipios como Atlangatepec, Yauhquemehcan, Tlaxcala, San Pablo Apetatitlán, Tepetitla y Santa Ana Nopalucan, entre otros; los ríos Totolac y Totolac 1, cruzan el municipio del mismo nombre, mientras que Altzayanca es otro municipio con afluente que lleva su nombre.

Es por eso que, “con el gobierno del estado, a través de la Secoduvi y la maquinaria con que cuenta, han realizado acciones preventivas en más de 30 municipios, de enero a la fecha, identificando puntos de riesgo”, sostuvo el funcionario federal.

Explicó que entre otras acciones “con maquinaria pesada -buscamos- darle mantenimiento hidráulico necesario a estos ríos o barrancas, y quitarles la potencial problemática que se pueda presentar en la temporada de lluvias”.

Castillo García expuso que en algunos municipios se atendió sólo un punto de riesgo, “en otros dos o tres, los cuales fueron eliminados con la maquinaria”.

“El municipio proporcionó el combustible y la Conagua la asesoría técnica para la correcta ejecución de los trabajos”.

Dijo que se retiró de ríos y barrancas, “material de azolve que se deposita naturalmente durante las lluvias, vegetación, basura y escombros”.

Las labores que se realizan son “extraer los desechos del cauce y se colocan en algún sitio adecuado, si es basura en un relleno sanitario, si es azolve de tierra y lodos o roca, en los bordos para reforzarlos”.

La situación de riesgo se hizo del conocimiento al gobierno estatal y a las 60 presidencias municipales.

“Además de que les estamos recomendando que implementen las acciones necesarias para hacer limpieza en las estructuras de cruce en ríos y barrancas que estén dentro de los municipios, con la finalidad de que las lluvias puedan abrirse paso”, explicó.

Abundó que “estamos recorriendo los principales ríos del estado para verificar que no haya algún punto crítico que pueda haber un desbordamiento y pueda afectación a las zonas agrícolas o urbanas”.

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...