Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

¿Se Puede Cambiar?, ¡Claro que se Puede!

102

Es muy común escuchar que es bueno aprender cosas nuevas, ya sea un idioma, una actividad deportiva, leer, o cosas tan sencillas como lavarse los dientes con diferente mano, pues al realizarlas además de generar nuevos conocimientos, también traerá beneficios a nuestro cerebro como lo explica el investigador Álvaro Pascual- Leone, decano asociado de Ciencia Clínica y traslacional de la escuela de medicina de Harvard. Médico que ha invertido 30 años en estudiar la plasticidad cerebral, lo que hace que el cerebro pueda adaptarse a los retos que se le presenten. “Quiere encontrar los marcadores biológicos que mantienen sano al cerebro y localizar los mecanismos que ayudan a proteger de enfermedades. Prevenir antes que curar”.

Álvaro Pascual dice que “la plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro a adaptarse a las demandas externas, es intrínseca al cerebro, no desaparece, no se acaba. Pero la eficacia de los mecanismos de plasticidad –qué circuitos cambias, cómo de rápido lo haces- se modifican a lo largo de la edad. De hecho, parte de lo que define a un cerebro sano es tener unos mecanismos de plasticidad bien conservados: un cerebro sano es un cerebro plástico, con capacidad de cambiar. Si uno pierde demasiada eficacia en esos mecanismos, puede ser el primer paso hacia alguna enfermedad.

Se realizó una entrevista que fue publicada en el periódico El País el 13 de marzo del 2017 por Jessica Mouzo Quintáns. Quiero retomar tres preguntas y exponerlas ante ustedes, pues ayudará a clarificar algunas falsas creencias en cuanto a los temas que toca;

¿El cerebro envejece con la edad?

El cerebro cambia con la edad. Es cierto que hay una capacidad que pierde pero también otras que gana. Y es lo que define el hecho de que la forma de pensar de una persona de 80 años –en plenitud de sus capacidades mentales- es distinta a cuando uno tiene 20 años. Pero esa diferencia es buena, pensar que cambiar con la edad es negativo, es un error. La sabiduría también supone un cambio a nivel cerebral del tipo de conexiones.

¿Habla de cambiar o manipular el cerebro?

Cuando estudias, cuando lees, cuando vas al colegio, ya está cambiando tu cerebro. Con cada cosa que haces, incluso que piensas sin decirla, con cada cosa que experimentas, tu cerebro cambia. El reto es darse cuenta de que ese cambio del cerebro no necesariamente es bueno o malo para ti, simplemente forma parte de cómo funciona nuestro sistema. Todo es cuestión de saber cómo guiar esos cambios, esculpir el propio cerebro y rodearse de influencias que llevan a lo mejor al individuo.

¿Dónde están los límites para esculpir el cerebro?

Vienen dados por los mecanismos de plasticidad mismos. Sabemos que la plasticidad tiene dos pasos: El primero, cambia la eficacia de las conexiones que existen; y otro, a base de cambiarlas, genera nuevas conexiones. Para generar nuevas conexiones sin buenos principios no es fácil. Hay una diferencia de salida que define el mapa de carreteras que uno tiene. Ese mapa puede ser modificable, pero necesitas las carreteras iniciales.

¡Como verán! efectivamente se pueden modificar las estructuras del cerebro y los beneficios dependerán de la información con que los alimentemos.

Por tanto, si no estás de acuerdo con lo que sientes y piensas, está en tus manos realizar cambios. Y si te preocupa tu salud mental a futuro, pues manos a la obra.

 

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original”

ALBERT EINSTEIN

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...