Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Reivindicación del Populismo

875

A mí también me han dicho populista.

Barack Obama

“No olvide lo de la psicología del populismo, doctor”, respondió Giovanni Sartori a una pregunta sobre ese concepto utilizado en México tan irreflexivamente como suele hacerse de tantas cosas. La anécdota es compartida por Juan Ramón de la Fuente en su columna de este lunes para El Universal (“Populismo: opción para excluidos”). “No tengo dudas de que el progreso es tan solo un espejismo cuando sus beneficios no se comparten con las mayorías que conforman una buena parte de las bases sociales del populismo”, empieza su reflexión el ex rector de la UNAM.

Al pensar acerca del tema, me surgieron tres referencias empíricas. Una, la respuesta de Obama a Peña, cuando nuestro presidente intentó venderle el miedo hacia López Obrador: “A mí también me han dicho que soy un populista”.

Dos: el hecho de que confrontado al comunismo, el capitalismo redujo la diferencia salarial entre gerentes y obreros hasta menos de 100 a 1 durante la posguerra; y que caído el Muro, re-amplió la brecha a proporciones variables entre 150 y 500 contra 1, e incluso más.

Siglas del Senado y el Pueblo Romano. (Wikipedia)

 

(Al respecto conviene tener presente uno de los 14 puntos para la productividad -expuestos en Out of the crisis (Salir de la crisis)- por W.E Deming, uno de los principales responsables de la exitosa reconstrucción del Japón: “Remover barreras para apreciar la mano de obra y los elementos que privan a la gente de la alegría en su trabajo”. No está de más en México, urgido de reconstrucción también económica y campeón de la desigualdad, releer al sensei de la calidad, gran fustigador de las ínfulas de los gerentes y del principio de jerarquía -a cuyo efectos nocivos atribuyó el colapso de la economía norteamericana en los treinta-, en cuyo honor instituyó aquella nación el galardón más codiciado por su empresariado. Precisamente entre 1955 y 1990, el Japón asesorado por el filósofo de la productividad dio ejemplo de democracia económica: la brecha aludida era allí de 14-1, según un biógrafo. Me pregunto si los tecnócratas mexicanos pensarán que Deming fue “populista”…).

Y, tres: las noticias recurrentes acerca de los bonos que se otorgan los banqueros -como ocurrió al término de su administración, hace cosa de un lustro, con uno del Manhattan Chase, si mal no recuerdo por alrededor de 300 millones de dólares- aún si su banco registra pérdidas. Estas decisiones ¿derivan acaso de alguna (improbable) lógica económica, del mercado que sirve de caballo de batalla a los críticos acríticos del difuso populismo?

Al recordar que la oleada populista está en Europa, tocando las puertas de las democracias “más maduras” y del propio Estados Unidos, y que “las ideologías tomaron forma con la Ilustración para superar los prejuicios, las supersticiones y el oscurantismo”, De la Fuente admite que “sin un marco ideológico mínimo no imagino posible reorganizar el orden político y social que se requiere para atender efectivamente las necesidades (urgentes) y las aspiraciones (legítimas) de los seres humanos”.

Promotor de la democracia laboral. (eldeming.blogspot.mx)

 

Mas ¿qué diablos es el “populismo”? Es muy cierto lo que dice De la Fuente que le dijo Sartori, hay tantas definiciones de populismo como autores han escrito del tema. De hecho, hay populismo de derecha, de centro, de izquierda, de arriba y de abajo.

La Academia española define el populismo como la “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares” (y precisa que se utiliza el término en un sentido despectivo), de donde cabe deducir que en democracia lo practica (si no ¿cómo ganar una elección?) todo aspirante al voto del pueblo.

Ofrece el DRAE además un sinónimo, popularismo: la “tendencia o afición a lo popular en formas de vida, arte, literatura”.

En otras palabras: estrictamente hablando, el populismo remite al populus, al pueblo, término ambiguo como todos aunque con una recurrente alusión a las clase bajas o populares. El diccionario latín-español Glosbe.com da ambos significados, desde el estricto hasta el genérico: pueblo, gente, población, multitud, nación, popular.

Retórica del miedo. (mexicomaxico.org)

En sus Siete Partidas del siglo xiii, Alfonso El Sabio se sintió obligado a aclarar que si bien “algunos hombres dicen que pueblo se llama a la gente menuda, así como menestrales y labradores, esto no es así”; y remite a muy antiguos significados babilónicos y troyanos que lo asimilarían a la polis griega y la civitas romana (así Cicerón al tratar la res pública), a saber: “al ayuntamiento de todos los hombres comunalmente: de los mayores y de los menores y de los medianos, pues todos estos son menester y no se pueden excusar, porque se han de ayudar unos a otros para poder bien vivir y ser guardados y mantenidos”.

Subrayo el sentido estricto que distingue lo popular como propio de los muchos en oposición a los pocos, tal en la sentencia de Séneca Dulce maerenti, populus dolentum (Mal de muchos, consuelo de tontos).

Así, el populus puede aludir al conjunto de la sociedad; o a una parte mayoritaria que comparte una misma condición social no privilegiada (los privilegiados son por natura pocos).

Al respecto caben algunas preguntas.

¿Hacen populismo político el PRI y el PRD al repartir tarjetas de crédito, despensas, cobertores, pies de casa, etcétera, en actos públicos en vez de pedir a los menesterosos que lo recojan sin ceremonia de por medio en alguna ventanilla del gobierno, como hacen en EE.UU. y Europa? ¿Y el PAN al bajar recursos -previo “moche”- para las comunidades pobres gobernadas por sus correligionarios, también mitin de por medio, como hace Minerva Hernández cada mes en Santa Cruz Tlaxcala junto al seudo independiente alcalde de ese municipio?

¿Qué hay pues detrás del sambenito endosado en México al “populismo” principalmente por voceros de todos los partidos políticos y también por periodistas? -y tras estos los demás que repiten lo que oyen sin detenerse a pensar.

¿Tal vez un rechazo al ser de “la plebe”, de las “clases bajas” como llamaron los aristócratas del ancien regime anterior a la democracia, en suma, a todo lo que no fuera propio de la aristocracia de los pocos?

Ergo, ¿estamos por desventura ante una campaña apenas disimulada de rechazo a la esencia de la democracia misma, complementaria de los excesos de la partidocracia?

Mientras los Calderón, Fox, Gil Zuarth, Meade, Videgaray, Ochoa Reza, Adriana Dávila o Serafín Ortiz no escriban al menos un par de cuartillas explicando lo que entienden por populismo cuando quieren meter miedo a los demás contra un aspirante que no les guste, cabe suponer que están incitando al odio contra el “pueblo bajo” (esto es, hacia el modo de ser de los “nacos” y demás seres mal vestidos, peor peinados y de hacienda escasa).

Las palabras cuentan. Lo que no se vale es maleducar a la población en el prejuicio (praeiudicium), esto es, en el no pensar. Porque la acción de prejuzgar, el “juicio previo” y la “decisión prematura” suelen extraviar a los pueblos así como a las personas en rutas contrarias a sus propios intereses.

COHETERÍA

ÁGUILA Ojalá sea certera la encuesta que nos hicieron llegar y que las bases de la secretaría de Salud se decidan a poner fin al reinado de Blanca Águila Lima en la sección local del SNTAS. Amén de la inconveniencia para todos de un liderazgo “charro” que se ha perpetuado demasiado tiempo, algunos recordamos con sincera preocupación la defensa que hizo de Jacinto Herrera Jacinto, el que fue su Comandante siendo ella alcaldesa de Zacatelco. En el video que un policía con conciencia grabó a escondidas y difundió, se ve al cobarde tipejo golpeando con golpes certeros al plexo a un joven indefenso y obligado a mantener los brazos en alto. Cuando lo despidió por causa de la infidencia, Águila hizo una apología del torturador. Es terrible que una trabajadora precisamente del sector Salud haya justificado -con lágrimas en los ojos y la voz quebrada- al infame, en vez de ponerlo a disposición de las autoridades.

SEGUNDA Amigos preguntan por la segunda parte de la entrega anterior. Será hasta la próxima semana.

¿Qué opinas?
Cargando...