Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Recalentado del Informe

781

De entrada este informe fue una copia al calca de los que se estilaron en la pasada administración, la misma estrategia, las mismas gentes, el mismo escenario, aunque bajo diferentes circunstancias.

Por ejemplo en la gráfica que ilustra esta colaboración, gracias al fino olfato de un experimentado reportero gráfico como Jorge Lezama, es como se logró esta imagen que habla por sí sola.

Con detalle podemos ver a una exgobernadora, Beatriz Paredes Rangel con una imagen muy diferente que miraba insistentemente hacia uno de sus costados, movimiento de ojos que llamó la atención  de quienes deben estar atentos de cualquier movimiento, para lograr las mejores imágenes.

Y así podemos ver la mirada entre curiosa y de sorpresa de “La Doña”, quien mira como su exalumno Héctor Ortiz comparte espacio en el informe con el hijo del supuesto acérrimo enemigo, Mariano González Aguirre.

En sus tiempos de poder esto sería imposible, ya que quienes la conocen saben que la hoja de un árbol no se movía, si ella no daba la instrucción, la política tlaxcalteca se dejó ver y entrevistar.

Nadie duda que solo vino a su tierra para placearse, en una de sus estrategias para volver a la mazorca del poder, ahora que estamos en tiempos de nominación y palomeo de candidatos, ya que para nadie es un secreto que esa es su tirada.

Pero a la hora de la llegada de los helicópteros, el del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo que dejaba una notoria estela de humo que hizo sospechar a los asistentes que en lugar de gas avión quemaba leña.

Otro comentario fue el de que la CGE debería enviarle una multa, porque era claro que el aparato no pasó la verificación y solo vino a soltar su contaminación al azul cielo que cubre nuestro territorio.

Luego vino el recuento de Marco Mena y su anunció de los mega proyectos que sin duda contribuirán a complementar lo que ya se ha dejado sembrado para el engrandecimiento de Tlaxcala.

Es claro que gracias a los esfuerzos de las administraciones Tlaxcala cambia su rostro, su lugar en la Megalópolis será destacado en los años por venir, simplemente por su privilegiada y envidiada posición geográfica.

Ojalá y esos diez mega proyectos se cristalicen, lo que demuestra una vez más que en la pasada administración fueron seis años perdidos, a veces el pueblo se equivoca, pero a final de cuentas la historia juzga implacablemente a sus buenos y malos gobernantes.

En esta ocasión llaman la atención los comentarios de los actores políticos, por ejemplo los emitidos por el líder estatal del PAN, Carlos Carreón Mejía quien calificó como ocurrente el primer informe de Marco Mena, luego de afirmar que las cifras y logros que presumió el Ejecutivo estatal “son de un lugar llamado Menalandia y no del estado de Tlaxcala”.

“Lo que escuchamos hoy es un discurso alejado de la realidad que vive Tlaxcala, parece que el señor gobernador vive en otro estado que se llama Menalandia, porque en Tlaxcala no vemos nada de lo que está informando”.

Enfatizó que Tlaxcala es mucho más que las nuevas tiendas departamentales que están llegando a la entidad, dado que las condiciones de seguridad, generación de empleo y una vida tranquila, son asuntos que el gobernador priísta ha dejado de lado, sumiendo a Tlaxcala en la desigualdad y la falta de oportunidades.

Pero no hay que olvidar que ante exgobernadores y representantes de otros en funciones, Marco Mena expuso sus diez megaproyectos: El octavo proyecto es la inversión en tecnología en materia de seguridad pública, en donde se pretende triplicar el número de cámaras de video vigilancia para llegar a mil en 2019, duplicar el número de arcos lectores, aumentar el sueldo a los policías y custodios.

Además, se invertirá en las instalaciones del C4 para transformarlas en C5 y poder así contar con el rango completo de servicios tecnológicos de inteligencia que demanda un estado moderno.

La mala noticia es que la delincuencia no sabe de planes y proyectos, muestra de ello fue que otra vez intentaron asaltar al tren “La Bestia” y que solo gracias a la presencia del Ejército se impidió el atraco.

Destaca el enfrentamiento en Zacacalco, donde las cosas no están muy claras, aunque es clara y visible la huella del “huachicol” que enfrenta abiertamente y al igual a la autoridad.

Horas después del informe, la violencia estalló en Acuamanala,  el síndico, tres regidores y un grupo de pobladores “tomaron” la presidencia para exigir la renuncia del director de obras, tesorera y secretario del ayuntamiento; y horas más tarde, la alcaldesa Catalina Hernández Águila, policías municipales y sus seguidores recuperaron el edificio con gas lacrimógeno, extinguidores y balazos al aire.

Este jueves, habitantes del municipio de Tzompantepec, se enfrentaron con la policía municipal y causaron destrozos en la Dirección de Seguridad Pública, debido a que los elementos policiacos se negaron a entregar a un presunto ladrón, ya que lo querían linchar.

En el enfrentamiento el saldo final fue de cuatro unidades averiadas; dos motocicletas y dos camionetas, cinco uniformados con lesiones y daños al inmueble de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) de Tzompantepec.

Y por si esto no fuera poco, los maestros del, subsistema de secundarias técnicas (la mafia educativa), encabezados por su líder local exigieron una vez más la renuncia de la jefe del subsistema.

Quieren a una gente afín, para seguir con sus transas y corruptelas, ya que muchos de los directivos ven peligrar sus intereses ante un cambio que promete meter en cintura el desorden que existe al interior, por eso son las protestas y manifestaciones.

Otro gremio lastimado y ofendido es el de los taxistas, ayer encontraron a uno de sus compañeros muerto y torturado, los trabajadores del volante tuvieron que organizarse porque ante los resultados ya no creen en las autoridades.

Lo preocupante es que se sigue diciendo que Tlaxcala ocupa el quinto lugar a nivel nacional en seguridad, eso es atentar contra la inteligencia de los tlaxcaltecas, pero más contra su integridad y tranquilidad.

Se entiende que el titular del Ejecutivo no es todo poderoso, pero en una evaluación social de su primer año es más que evidente que algunos de sus empleados, llamados pomposamente funcionarios o servidores públicos no le están dando resultados.

Hay responsables con nombre y apellido y son Anabel Alvarado Varela en la Secretaría de Gobierno, Manuel Camacho Higareda en Educación, Tito Cervantes Zepeda en la Procuraduría y Hervé Hurtado Ruiz, titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), y ex delegado del Cisen en Campeche en 1996.

Por cierto este personaje, figura en la relación de funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM), acusados por haber tenido fuertes nexos con bandas organizadas dedicadas al tráfico de indocumentados y enervantes en los estados de Campeche, Chiapas y Tabasco.

Los hechos demuestran que algo está fallando en esta administración y queremos pensar que no son los tlaxcaltecas quienes con su voto llevaron al poder a esta clase política que como es evidente en materia de seguridad… EN UN AÑO NOS SALEN DEBIENDO.

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...