Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

La Venta de Armas Puede Impulsar el Romance Abe-Trump

1,357

Shihoko Goto * /The Sunday Times (Japón), 7 Nov

WASHINGTON – Ambos son golfistas ávidos. Ambos quieren que sus países sean poderosos. Ambos están decididos a no apaciguarse ante Corea del Norte y a no dar marcha atrás en poner sobre la mesa la confrontación militar como una de las opciones para lidiar con Pyongyang.

Hay mucho en común entre el primer ministro, Shinzo Abe, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y Abe hizo hincapié en destacar la conexión personal que tienen durante su cumbre de dos días en Tokio. Pero aunque se ha hablado mucho de su floreciente romance1, Trump ha dejado en claro que las actuales relaciones comerciales entre Washington y Tokio no serán aceptables.

Lo que es más, una parte clave de la estrategia de la Casa Blanca para reducir el déficit comercial de EE. UU. con Japón será empujar a Tokio a comprar más equipamiento militar de EE. UU.

Irónicamente, sin embargo, la presión de EE.UU. sobre Japón para comprar más armas como vía para reducir el déficit comercial bilateral, en realidad puede ser exactamente lo que Abe quiere oír mientras busca reforzar las capacidades de defensa de Japón a despecho de un regateo público.

El hecho de que Trump se haya sentido frustrado con el desbalance comercial entre Japón y Estados Unidos es muy familiar para el liderazgo de Tokio, que ha logrado calmar y también desviar del tema la atención del presidente.

GOLF Y HAMBURGUESAS

Una ronda de golf seguida de un almuerzo de hamburguesas, un itinerario que previamente había sido seguido por los dos líderes en el resort Mar-a-Lago del presidente de Estados Unidos en Florida, a principios de este año, pudo jugar un papel no pequeño en la declaración de Trump de que su conexión con Abe fue “extraordinaria”.

Dicha compenetración con Trump ha sido considerada como un as para anudar la diplomacia del Japón con Estados Unidos, bajo un líder que claramente valora las relaciones personales.

La segunda estrategia para lidiar con el énfasis de Trump en abordar el déficit ha sido desacoplar las cuestiones comerciales del asunto de la seguridad.

Las cuestiones relativas a la alianza militar han seguido siendo tratadas por Trump y Abe, mientras que los problemas económicos se separaron al nivel vicepresidencial. Son manejados entre el vicepresidente de EE.UU. Mike Pence y el primer ministro Taro Aso, a modo de evitar el conflicto, especialmente porque Japón también se ha sentido frustrado con el enfoque comercial de los Estados Unidos desde que Trump asumió su cargo.

Por un lado, Abe ha invertido una gran cantidad de capital político para asegurar que su país se convirtiera hace cuatro años en el miembro número 12 y último del Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico, al admitir Japón que industrias clave incluyendo la agricultura de manera fueran parte de un ambicioso acuerdo multilateral.

La decisión de Trump de sacar a los EE. UU. del TPP fue un golpe personal para Abe, pero el primer ministro siguió empujando para que los restantes 11 países miembros siguieran adelante. De hecho, son altas las expectativas en que la próxima reunión de Cooperación Económica Asia-Pacífico en Vietnam, a la que Trump también asistirá, el TPP pueda realmente avanzar incluso sin Washington.

JAPÓN VICTORIOSO EN COMERCIO

Por su parte, Trump se ha enfocado en perseguir acuerdos bilaterales para asegurarse de que el déficit comercial de bienes y servicios de Estados Unidos con Japón, que alcanzó 54.9 mil millones de dólares el año pasado, sea reducido significativamente. Pero la estrategia de Tokio ha sido evadir la firma de un acuerdo bilateral con Washington, ya que eso requeriría inevitablemente que Japón haga más concesiones a Estados Unidos.

En cambio, Abe siguió presionando por acuerdos multilaterales, no solo a través del TPP, sino más recientemente al buscar una estrategia para la arquitectura económica más amplia en el marco de la iniciativa del Indo-Pacífico. Esta idea fue propuesta la primera vez por Japón y busca fortalecer las relaciones económicas y políticas, así como de seguridad, entre Australia e India así como los EE. UU. y Japón.

Sin duda el respaldo expreso de Trump a la arquitectura del Indo-Pacífico ha sido bienvenido en Tokio, pero está claro que Japón no podrá evitar durante mucho más tiempo la disputa por el déficit comercial.

Con la Casa Blanca enfocada en la exportación de productos manufacturados de los Estados Unidos a ultramar, tanto como en la atracción de capital extranjero hacia los Estados Unidos para crear más empleos de calidad en casa, Japón necesitará no sólo aumentar las inversiones en los EE. UU., sino también importar más productos estadounidenses a sus propias costas.

Por ello, las armas pueden ser la mejor opción para ambos, Tokio y Washington.

ARMAS HECHAS EN AMÉRICA

Los reiterados llamados de Trump en Tokio para que los japoneses compren más equipamiento militar a los EE. UU. con que enfrentar la amenaza norcoreana, pueden verse como un uno-dos de Washington: no solo empujaría a la industria de defensa japonesa a comprar más bienes hechos en Estados Unidos, también alentaría a Japón a mejorar sus propias capacidades defensivas.

Abe busca un Japón más musculoso, y el primer paso es revisar la Constitución nacional que renuncia a la guerra, a pesar de que su país sigue siendo en general reacio a la guerra.

Al vincular la compra de aviones de combate estadounidenses y de interceptores de misiles a una solución para abordar las fricciones comerciales y mejorar las capacidades de defensa, es probable que Abe pueda aprovechar el gaiatsu2 o presión externa que finalmente lleve a un cambio fundamental en la filosofía de Japón como nación.

Al presionar a Japón a comprar no autos, u otros productos que el país ya fabrica, sino más bien equipo militar estadounidense, Trump podría garantizar que ambos, Japón y los EE. UU., puedan beneficiarse de un cambio en las dinámicas comerciales entre los dos países.

Aunque para Abe el desafío será caminar la delgada línea entre una aparente inclinación ante la presión de Washington y el buscar su propia visión de un Japón que esté en mejores condiciones de alinear sus capacidades militares con su poder económico.

 

+++

1 Bromance.

2 Expresión del ideograma 外圧.

(*) S. Goto es Asociada Principal para el noreste de Asia en el Centro Internacional de Becarios Woodrow Wilson del Instituto Smithsoniano, con sede en Washington D.C.

Traducción del artículo Arms sales push may further Abe-Trump bromance, publicado ayer martes en The Sunday Times, por X. Quiñones para Código Tlaxcala.

¿Qué opinas?
Cargando...