Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Primera Marcha por el INE

 

No sé cuántos marcharon ayer domingo en defensa del INE. Al compartir una nota de Expansión glosé “cientos de miles en el país”. Los organizadores estiman eso mismo para la CDMx; Martí Batres, entre 10 y 12 mil sólo en la capital.

Como sea, fue una marcha real. Decenas de marchas.

Tómese en cuenta que durante más de una semana, desde el mismísimo Palacio Nacional les llovió a los organizadores y los dispuestos a marchar una retahíla de epítetos de grueso calibre.

Juzgue el lector: “Rateros”, “Deshonestos”, “Hipócritas”, “Corruptos”, “Ladinos”, “Racistas”, “Clasistas”.

FERIA 222
Martí, muy al pendiente. (Twitter)

 

Tanto, nomás por manifestarse. Y eso que no hicieron un plantón durante semanas en la avenida Reforma.

Nomás por marchar pacíficamente.

El actual gobierno capitalino, plagado de veteranos de mil marchas, agregó una cereza al pastel cuando súbitamente alguien activó las fuentes de agua del Monumento a la Revolución, bañando a los manifestantes allí congregados.

Un epíteto más.

Remojón en Revolución. IMAGEN Captura de pantalla (Video El Universal)

 

Otro: un grupo de partidarios de la reforma electoral del presidente de México se incrustó en la marcha, coreando consignas en contra de los marchistas. ¡Qué bueno que nadie los agredió!

¿Lo habrían permitido los marchistas de una hipotética marcha en contra del INE, que se les colara una brigada en favor del INE?

Mínimo los veteranos de mil marchas hoy empoderados habrían puesto el grito en el cielo, acusado una provocación -tal vez a la misma CIA por entrometerse en un asunto de los mexicanos.

Tlaxcala. FOTO César Rodríguez, El Sol de Tlaxcala

 

A juzgar por los reportes de los diarios y los videos subidos a las redes, marcharon cientos de miles en todo el país. En decenas de ciudades, unas cuarenta según las crónicas.

Tómese en cuenta que no hubo acarreados. La gran mayoría pudo pagarse el traslado, eran clasemedieros. De muy dispares niveles de dicha clase: media baja, media-media, media alta. Algunos pocos fifíes, otros tantos pobres.

Políticos y apartidistas, católicos y ateos. De todo como en Oxxo.

Puebla. FOTO Julio C. Martínez -El Sol de Puebla

 

Es imposible (e inútil) negar el descontento.

Ojalá los oigan los gobernantes. Manifestarse así, sin acarreados ni operadores profesionales de marchas, es un síntoma de vitalidad democrática.

Y sólo fue una marcha. Una entre tantas que cada semana caminan las calles de la Ciudad de México.

Ni es para tanto.

Córdova, Veracruz. FOTO Jaime Ramírez -El Sol de Córdova

 

Si los gobernantes de hoy, antier implicados en mil marchas, no escucharan, cometerían un error.

La próxima vez los inconformes que ayer marcharon en 40 ciudades podrían juntarse en el Zócalo de zócalos.

Sí lo llenarían…

Chihuahua. FOTO Oracio Chávez-El Heraldo de Chihuahua

 

Deben pues escucharlos: sólo no quieren que el gobierno retome como antes del INE el control de las elecciones.

No es mucho pedir. Tomando en cuenta que los mexicanos ya sufrimos un gobierno Gran Elector durante 70 años. ¿Para qué repetir curso?

¿Qué necesidad, si nos llevó tanto tiempo deshacer el nudo gordiano?

Guadalajara. FOTO A. Navarro -El Informador

 

La pregunta es, hoy: ¿cómo llegamos a esto: por qué marchar es de pronto algo malo?

México no está para fundamentalismos talibanes. ¡Nomás eso nos faltaría! (y que nos orine un perro).

Macroplaza de Monterrey. FOTO Reuters, El Economista

 

Tomarlo con calma será lo mejor para todos.

Al fin que habrá otras marchas pacíficas en defensa del INE.

El mensaje es claro: México aspira a seguir siendo una democracia.

¿Qué opinas?
Cargando...