Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Indecencias /Federico Reyes Heroles (Excélsior)

 

Biden pronuncia la palabra con frecuencia. Reinstalar la decencia, dice. Entiendo que se refiere a un código de ética básica que garantiza un cierto comportamiento. De eso se trata la elección de junio, de recuperar la decencia.

Honradez, rectitud, respetar las normas morales, las buenas costumbres, dice el tumbaburros. Félix Salgado Macedonio, no puedo eludir el nombre, es candidato de Morena a gobernar Guerrero. Todo su historial es hediondo, pero las reiteradas denuncias de acoso y violencia sexual lo retratan, ese es su tejido ético. Su postulación no es sólo una afrenta a las mujeres, es una bofetada a toda la sociedad. Si esa parte de su ser está sub judice, o en duda, por qué postularlo. ¿Esa es la moral de la 4T? No había ningún otro guerrerense sin mácula que pudieran lanzar. O acaso la popularidad pisotea a la ética. No sólo es inmoral, es algo aún peor, es amoral, no tienen asideros éticos.

¿El mayor aeropuerto del mundo? Para eso está el internet. Úsenlo. Miren a China, por poner un ejemplo. Sustituyen un encarpetado por cemento en una pista que está en funcionamiento desde 1952 y viene la farsa. Tres líneas aéreas son cómplices. Altos funcionarios de la Federación, de los tres poderes, acompañan al gran timador. No hay un solo pasajero, pero hablan de “aeropuerto”. Y la farsa continúa como si éste fuera un país de idiotas, ¿el mayor aeropuerto del mundo? La decencia exige no mentir, pero, además, hacerlo con tal descaro nos habla de nuevo de amoralidad. No hay límites, todo se vale, repetir la mentira mil veces, como sugería Goebbels. Súbanle al volumen, a ver si así la mentira se convierte en realidad. Pero no ocurre. No hay aeropuerto.

López Obrador al arribar a Santa Lucía para la inauguración… de una base militar. FOTO elsoldemexico.com.mx

 

Si la corrupción explicaba el desastre nacional y ahora ya no hay corrupción como lo ha reiterado, pues entonces la mejoría debería ser apabullante. Pero tampoco es así, en el país del desastre, la economía crecía, se creaban empleos, los inversionistas hablaban por sus inversiones, hoy huyen.

De fuera nos observaban y creyeron que el gobierno de México tendría palabra, que se respetaría lo dicho, lo pactado, lo firmado. Pero de pronto deciden cambiarles las reglas del juego, sobre todo en el sector energético. Dan la espalda a los convenios, a los acuerdos internacionales, se retractan de lo firmado, traicionan. Otra indecencia. No tienen palabra. Las mociones legales en contra llegarán por toneladas y esta administración se quedará en el peor de los mundos: sin lo anterior, colgados de una irrealidad y atascados en todo tipo de juicios y demandas. Ahogados en combustóleo y con las refinerías produciendo al 38% de su capacidad y los vehículos eléctricos tocando la puerta, el gobierno mexicano de nuevo niega la realidad. ¿Quién va a ganar? Me temo que la realidad.

BANNER AYUTLAX 2020

Por cierto, la corrupción galopa. Ya llegaron al 80% de compras sin licitar: MCCI.

Es el mejor funcionario del mundo, dice, ese que lo acompañó en la mañanera hace un año para ratificar que, “científicamente”, México no corría peligro, el que aseguró mil veces —contra todas las indicaciones de la OMS— que el cubrebocas no servía, el que fracasó estruendosamente en su estrategia de prevención. Su “escenario catastrófico” tendría que ser multiplicado por cinco para acercarse a la realidad de los decesos. ¿El mejor funcionario del mundo? Ya miraron a Israel, a Chile, a EU, a los asiáticos.

Tuit del youtuber y periodista Chumel Torres.

 

Qué cinismo, qué amoralidad. La primera acción concreta y esperanzadora de la vacunación está corriendo por cuenta del gobierno de la CDMX, al cual vilipendió el “mejor funcionario del mundo”.

Semana a semana hay nuevas mentiras, nuevas afrentas a la sociedad, burlas. Esto nada tiene que ver con derecha e izquierda. En el fondo, lo que causa escozor es estar bajo un gobierno sin ética alguna, sin un mínimo de recato en sus dichos, que desconoce la honra. De eso se trata en junio, de recuperar gobernantes con decoro, que se respeten a sí mismos y nos respeten. Decentes.

 

 

ENLACE

Indecencias /Federico Reyes Heroles, Excélsior (México), Febrero 16

- Publicidad -

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...