Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Hora de Eliminar el Término ‘Racista’ de la Conversación

682

Armando González /El Nuevo Herald (E.U.), 4 Mar

En la conversación de hoy, no parece que haya tópico alguno en el que “raza” se mantenga fuera de la conversación.

Recientemente, un patinador de hielo afroamericano en el equipo olímpico de Estados Unidos que competía en Corea del Sur se negó a desfilar en las ceremonias de apertura a causa del resultado de tirar una moneda al aire, cara o cruz, que decidió que una compañera de equipo, blanca, representaría a Estados Unidos en la ceremonia.

El patinador, Shani Davis, afirmó que el tiro de la moneda era “deshonroso” aun cuando había sido el método escogido por todos los miembros para romper un empate entre sus atletas.

Davis incluyó el hashtag #BlackHistoryMonth2018 en el tuit que envió junto con una lista de sus méritos atléticos que, según él, lo hacían merecedor del honor. Parecería que Davis alega el primer tiro a cara o cruz de connotación racista en la historia olímpica de Estados Unidos.

Jason Thompson, el director de diversidad e inclusión del Comité Olímpico de Estados Unidos declaró a la prensa: “Hemos tratado de encontrar formas para que el equipo luzca más como América”. En estas Olimpiadas de Invierno, 4% del equipo estadounidense es afroamericano (13% de la población del país es afroamericana). Pero en las olimpiadas de verano más recientes, en Río de Janeiro, el 23% del equipo de Estados Unidos fue afroamericano.

Comentarios insensibles aparecen frecuentemente en la prensa, pero: ¿puede decirse que los autores son gente intolerante, que son racistas?

Mucha gente piensa (y aquí me incluyo) que el término “racista” es usado demasiado a menudo y muy irresponsablemente.

El diccionario nos dice que “racismo” es la creencia que una raza es superior a otra. Pero ahora la acusación es hecha por cualquier comentario o crítica a afroamericanos.

En el teatro del absurdo, una comentarista de televisión se refirió al secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, como “un negro supremacista blanco”. El pecado de Carson, aparentemente, es ser conservador a diferencia de la mayoría negra que vota por candidatos del Partido Demócrata.

Donald Trump ha contribuido al uso de la “carta de la raza” porque ha hecho comentarios insensibles y porque sus oponentes no vacilan en lanzarle sus peores epítetos. En 2016, Nicholas Kristoff del New York Times respondió a la pregunta ¿Es Trump racista?, diciendo: “no veo como más llamarlo sino racista”. Su colega Charles Blow describió a Trump como “Nazi. Nacionalista blanco”; y añadió “Acomodar a los racistas es su credo”.

Hubo una época en que los liberales entendían cuán venenosa una irresponsable acusación de “racista” podía ser.

John Bunzel, un demócrata que sirvió en la Comisión de Derechos Civiles, escribió en 1998: “Debemos ponerle fin al corrupto uso de la palabra ‘racista’. Eso crea amargura y polarización, no un espíritu de razonabilidad pragmática al confrontar nuestros difíciles problemas”.

El difunto Daniel Patrick Moynihan, un pilar del Partido Demócrata hasta su retiro como senador en 2001, identificó cuánto daño el uso del término “racista” puede hacer. En un famoso discurso en 1975 durante su período como embajador de Estados Unidos en la ONU, Moynihan advirtió al pleno de la Asamblea que desistiera de aprobar una resolución declarando que el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial. Moynihan dijo:

La terrible mentira que se ha dicho hoy aquí tendrá terribles consecuencias. El daño saldrá primero porque le quitará a “racismo” el preciso y aborrecible significado que posee hoy. Cómo se sentirá el mundo sobre racismo y la necesidad de combatirlo cuando se les dice que es una idea tan amplia hasta para incluir al Movimiento Nacional Judío de Liberación.

Muy pocos demócratas han mostrado el coraje de Bunzel o Moynihan, quienes han dicho que el uso del término “racista” paraliza la conversación. “Nadie quiere continuar la conversación después de que se usa ese término”.

Es hora de eliminar el término “racista” de la conversación. De hacer que personas de relevancia declaren que debemos adherirnos a la definición del diccionario.

Después de todo, los diccionarios existen por una razón. Usémoslos para despejar el aire.

Link:http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article203115354.html

¿Qué opinas?
Cargando...