Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Gana la Francia Europeísta /Luis Ma. Anson (España)

 

El factor históricamente más relevante de las elecciones presidenciales francesas ha sido la devastación de los dos partidos que durante mucho tiempo vertebraron la democracia en el país vecino: el Partido Socialista, liderado por la alcaldesa de París, reducido a una posición irrelevante; y el Partido Liberal Conservador, jibarizado en el centro derecha. Durante largos años, los líderes de ambos partidos se han limitado a presentar al dirigente rival como a un tonto o a un canalla. La Francia de las nuevas generaciones ha respondido sustituyendo los cadáveres políticos de socialistas y liberales por Emmanuel Macron, que ocupa el centro social, y Marine Le Pen, que representa a la derecha conservadora. Ha obtenido, por cierto, más del 40% de los votos y nadie con la cabeza sobre los hombros puede creer que casi la mitad de la nación francesa se mueve en la extrema derecha.

Lo que ha diferenciado a ambos candidatos tiene, sobre todo, un nombre: Europa.

Emmanuel Macron ha defendido siempre una Francia europeísta, alfil de los principios liberales y los derechos humanos. Marine Le Pen se ha inclinado por una Francia francesa, en la que los intereses nacionales se imponen a los internacionales y los fragilizan. La candidata ha encontrado sólido apoyo a su posición en anchos sectores contrarios a la invasión de inmigrantes que atosigan a Francia, con idiomas extraños, religiones ajenas a los derechos humanos, creencias hostiles a la igualdad de la mujer y aspiraciones a condicionar la vida de la nación invadida.

Celebración en la Torre Eiffel. FOTO AFP

 

Aunque hayan quedado prendidos en las alambradas políticas muchos jirones del ropaje nacional, el pueblo francés ha votado de forma muy amplia, rozando el 60%, en favor del europeísmo. Parece claro que si el viejo continente quiere permanecer con fuerza en la vida internacional deberá construir cuanto antes los Estados Unidos de Europa. Una parte sustancial de las nuevas generaciones francesas avanzan por ese camino de futuro, aunque no se pueda desdeñar a los que desean permanecer en una Francia francesa, como expresión nacional.

Ayer, el pueblo francés tomó una decisión de evidente alcance histórico cuando la guerra golpea en Ucrania los principios europeístas. Ganó en las urnas la Francia europea, la que da aliento, a veces a trancas y barrancas, a reafirmarse en el árido camino hacia una supranacionalidad que permita a los europeos competir con las grandes potencias mundiales, China, la India, Australia, Rusia, Estados Unidos, en todo el concierto internacional, económico, político, militar, científico y cultural. Es decir, en el concierto de la historia que llega.

 

+ Selección de fotos y pies de foto por CT.

 

ENLACE

Gana la Francia europeísta / Luis María Anson, El Imparcial (España), 24 Abr

¿Qué opinas?
Cargando...