Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Esplendor y Miserias de Facebook

837

Daniel Fernández /ElNuevoHerald.com (EE.UU.), 8 Jul

Zoé Valdés trasmite en vivo su visita, la noche de la apertura, a la exposición de Rodin en París. Días después, mi cuñado me trasmite en vivo la tarde de playa que disfruta con mi hermana y mi sobrino en Cartagena de Indias. Hace pocos años, escenas como esas solo podíamos verlas en una película de ciencia ficción, ahora es algo cotidiano, y lo mejor de todo, gracias a Facebook (FB), gratis. A través del mundo podemos compartir con familiares y amigos sin que nos cueste nada.

Se dice que uno pierde la privacidad, que todo lo que uno registra en FB nos crea un perfil que esa empresa comparte con fabricantes, anunciantes, y posiblemente con otras entidades y agencias. Yo no veo en eso un problema, ¿acaso antes no hacíamos amistad con los bodegueros, libreros y tenderos que sabían qué nos gustaba o la talla del pie?

Los tiempos han cambiado, y me parece un adelanto que en FB o Amazon me avisen de un disco, libro o prenda de ropa que podría interesarme. Casi siempre aciertan. Además, el gobierno ya tiene todos nuestros datos, y en cuanto al robo de identidad ni en FB ni en Amazon he tenido problemas. En cambio, sí me fue robada la identidad de los archivos del IRS. Justo de donde se suponía que había todas las protecciones.

Aunque hay muchos detractores de FB, y algunos lo consideran una pérdida de tiempo, una chusmería, una adicción, yo lo encuentro todo ventajas. Para los que tenemos familia en varios países es la única manera de mantenernos al día. De igual manera, se puede volver a contactar viejos amigos, o a esos que se conocen al pasar, en un viaje o una fiesta. Sin FB, esas relaciones, esas fotos comunes, se perderían. De esos encuentros fortuitos pueden salir amistades muy interesantes, sin contar las que surgen en esa misma red gracias a conocidos o intereses comunes. A mí, que me gusta la ópera y tengo muchos cantantes en mi FB, me alegra ver los vídeos de sus ensayos o sus actuaciones por el mundo.

Pero no hay que salirse de Miami, amigos y familiares que uno no ve con frecuencia por cualquier razón puede encontrarlos en FB. Y hay mucho más. ¿Sabía usted que es posible mandar libros a Cuba a través de Facebook? Los libros que no pasan por la internet, parece que en FB no tienen problemas. He logrado hacerle llegar mi novela en pdf a más de uno en la isla. Sin contar la alegría que da recibir fotos de compatriotas que uno no ve desde hace décadas.

Para los desmemoriados también tiene FB una ventaja, pues nos recuerda los cumpleaños de gente que queremos. De cerca o de lejos, podemos estar presentes (con la cámara) a la hora de “picar el cake”.

Claro que no todo es bonito en FB, hay gente que insulta, que pone videos desagradables o porno. También cosas muy crueles o tristes, como la agresión a animales, escenas de guerra o fotos de enfermos. Algunos locos han “subido” el vídeo de un crimen. Todo depende de la clase de amigos. En mi muro se forma un hervidero cultural donde aparecen poemas, cuentos, fotos de viajes, lanzamientos de libros y revistas, exposiciones, noticias, recuerdos… En estos días de fake news y de escasez de tiempo para informarse, unos minutos en FB puede actualizarnos con artículos e imágenes de los periódicos y la TV del mundo. Los vídeos clandestinos de los horrores en Venezuela, por ejemplo, son de un valor incalculable, ya que poco de eso sale en la TV.

De Toronto a Seúl y de Jerusalem a Río tengo amigos que quiero y conozco en persona; pero tengo otros, “de Facebook”, que también enriquecen mi vida en lugares de los que de otra manera no hubiera sabido que existían, como Toba Tek Singh, en Pakistán o Thane, en Maharashtra, India. Ellos también comparten sus tristezas y alegrías, sus penurias o sus viajes, aunque solo nos hemos visto en fotos.

Muchas cosas bellas; pero también tiene Facebook su lado siniestro, como cuando alguien nos “bloquea” de su círculo de amistades sin previo aviso. Desagradable, pero no deja de ser civilizado y antiséptico; un recurso posmoderno que sustituye la tradicional mentada de madre. Lo dicho: Un verdadero adelanto.

 

Periodista y crítico cubano radicado en Miami.

 

Link  http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article160277979.html

Comentarios
Cargando...