Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Despojo de Tierras en Buenavista

704

Han transcurrido más de diez años y los ejidatarios de Buenavista se sienten defraudados por la palabra incumplida del presidente Peña Nieto, porque es la hora en que no se ha construido el Centro Logístico e industrial Puerto Interior Tlaxcala.

Ante el gobierno estatal les fue comprando sus tierras a precio de un refresco, entre 15 y 25 pesos el metro cuadrado, bajo la promesa de que en este lugar se construiría una refinería para Pemex.

Transcurrió el tiempo, y vino la administración de Mariano González Zarur, quien cambió la “refinería” por un Puerto Seco, para aprovechar la aduana que se tiene en la zona, pero solamente los siguieron despojando de su tierra a los ejidatarios.

Ante esta situación, el Congreso Agrario Permanente (CAP), va a investigar el destino que va a tener el despojo de las tierras que desde el sexenio anterior se inició en el ejido de Buenavista, del municipio de Tlaxco y que se concretó recientemente con la visita de la titular de Sedesol Rosario Robles.

José Isabel Juárez Torres, reconoció que el CAP carece de información al respecto, sin embargo anunció que se abrirá una investigación, incluso con la recepción de las demandas de los ejidatarios que se encuentren en el supuesto acaparamiento del gobierno federal y estatal de las tierras en la zona de Buenavista y Atlangatepec.

“Seguramente esa compra de tierra fue para especular con la tierra y para afectar a los campesinos, porque es la hora en que se sabe que la refinería se construiría en Hidalgo y del puerto seco, no se sabe nada”, comentó.

Reiteró que el CAP buscará como aclarar esta situación, para saber si se indemnizó a la gente, si la tierra ya no está cultivada y lo importante es que si la compra no fue de utilidad pública, entonces que las parcelas se las restituyan a sus propietarios

Mientras esto ocurre, un silencio sospechoso ha cumplido ya doce años, al menos 600 de las supuestas 700 hectáreas que compró a precio de monte el gobierno de Tlaxcala, es la hora en que no se sabe en manos de quien quedaron.

“A final de cuentas y con la complicidad de la Sedatu-Tlaxcala, se sabe que son mil 200 hectáreas las expropiadas y pagadas algunas de ellas a precios de un refresco, es decir a 25 pesos el metro cuadrado”.

Ejidatarios de Buenavista del municipio de Tlaxco, se cansaron de denunciar que, bajo presiones y amenazas, el gobierno del Estado, a través de la Secoduvi, pretendía adquirir una superficie de 700 hectáreas de tierras agrícolas a precios muy baratos para impulsar diversos proyectos de infraestructura, entre ellos el puerto interior seco.

Los hombres del campo señalaron que en esas tierras que colindan con ejidos de Atlangatepec, donde también se planeaba instalar un aeropuerto de carga y descarga en el sitio que actualmente ocupa la aduana federal, donde se realizaron ofertas de 50 mil pesos por hectárea, precio por debajo de su costo, ya que ellos cotizan esa misma superficie en un millón de pesos.

Lo peor dijeron es que existen presuntas amenazas por parte de un sujeto de nombre José Luis Rojas Mejía, representante de la Secoduvi, quien ha advertido que si no aceptaban ese precio, sus tierras les podrían ser expropiadas.

Representados por Celso González Morales y Pedro Guevara Muñoz, comisario ejidal y presidente del consejo de vigilancia del ejido de José María Morelos, en la comunidad de Buenavista, Tlaxco, los afectados dijeron estar dispuestos a defender su patrimonio; incluso a iniciar una resistencia civil

“No seremos los de Atenco, pero estamos dispuestos a hacer un movimiento parecido si nos quieren quitar nuestras tierras. Vamos a defenderlas con lo que tenemos, con la hoz y las guadañas… lo que en este momento pedimos es un pago justo”, expresó Pedro Guevara.

El presidente del comité de vigilancia del comisariado ejidal calificó de injusto el pago de 50 mil pesos que el gobierno estatal ofreció; no obstante, abrió la posibilidad de una negociación, ya que “nosotros tampoco estamos cerrados a no vender las tierras, ni es el último precio”.

Dijo que tras sostener una asamblea con los integrantes del comisariado ejidal, no existe negativa de vender las tierras; sólo que todos exigen un precio justo y apegado a la realidad.

“Si no hay un justo pago, habrá resistencia, porque no nos prestaremos a las amenazas… nos han querido intimidar con que podrían expropiar, pero esperaremos la respuesta que nos den”.

Detalló que entre los ejidos que personal de la Secoduvi y agentes de Gobernación han visitado para la adquisición de tierras se encuentran los de San Fernando, Benito Juárez-Tezoyo, Villalta, San Pedro Ecatepec, San José Tepeyahualco y La Magdalena Soltepec, de los municipios de Atlangatepec, Tlaxco y Hueyotlipan.

“Estamos hablando de 600 hectáreas, y así sucesivamente. Lo que pasa es que eligieron qué ejido les dejaba más barato o quien se deja más”, concluyó.

Ahora en los primeros ocho meses del gobierno de Marco Mena, aseguran que han tirado cortinas de humo, que si los pleitos políticos, que si los notarios, que si los policías, los despidos de gente, pero de estas tierras nadie se acuerda.

Los ex dueños de la tierra sospechan que ya se las repartieron, para reponer lo que les quitaron en su momento los revolucionarios, tal vez algunas prominentes familias ya tienen sus hectáreas listas para cuando se acaben los pleitos.

Solo faltaba que el presidente Peña Nieto, emitiera dos decretos más, correspondientes a las comunidades de Buenavista y San Lorenzo, municipio de Tlaxco, para la construcción del Centro Logístico e industrial Puerto Interior Tlaxcala.

 El 30 de diciembre de 2014, en el Diario Oficial de la Federación fue publicado el primero de estos mandatos, por medio del cual el gobierno tlaxcalteca tendrá que pagar la cantidad de 12 millones 890 mil 125 pesos a ejidatarios de La Magdalena Soltepec, Tlaxco.

Lo anterior, por la expropiación de “62–16–21–587 hectáreas de terreno”, donde se construirá el Centro Lógico Industrial “Puerto Interior de Tlaxcala” y por cada una se otorgarán 208 mil 967. 23 pesos.

Algunos propietarios de los terrenos de Buenavista, donde se instalará el llamado Puerto Seco, informaron que en diciembre de 2013 ya se había emitido el decreto de expropiación respectivo.

Sin embargo, denunciaron que habían sido intimidados con el uso de la fuerza pública para ceder sus terrenos a este proyecto. Asimismo, demandaron un “pago justo” por sus tierras, ya que consideraron que les ofrecían “una bagatela… –indicaron- que cuesta más una coca (cola) que una tierra”.

A final de cuentas, ya se acaba el sexenio de Peña Nieto y es la hora en que los ejidatarios no ven surgir el Centro Logístico e industrial Puerto Interior Tlaxcala, por el contrario, nadie les dice nada.

Autoridades ejidales reportan con preocupación que se habla de construir un complejo turístico y comercial, que incluiría tierras del exgobernador González Zarur.

Pero lo que más les preocupa es la presencia de extranjeros hasta chinos que en helicópteros sobrevuelan la zona y temen que además de que el presidente Peña Nieto no les cumplió su compromiso, ahora pretendan desaparecer sus pueblos.

Comentarios
Cargando...