Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Desconocidos Amenazan a Directora de Código Tlaxcala

‘Por eso las Matan a Balazos, por eso Amanecen Encostaladas’

Derivado de un incidente de tránsito, la directora de Código Tlaxcala Antonieta Durán Flores fue amenazada de muerte este mediodía por dos desconocidos en el primer cuadro de la ciudad de Tlaxcala.

Los desconocidos, un sujeto muy moreno y al menos otro individuo que permaneció a bordo del vehículo, viajaban a bordo de un Jetta negro con antena en el capote y placas de circulación HCT-89-62 del estado de Guerrero.

Cuando nuestra directora conducía de reversa para ocupar un cajón en la acera izquierda de la calle Morelos (“El Empedrado”) casi esquina con Xicohténcatl, el Jetta intentó ganar el sitio entrando de trompa.

Mas al advertir que había perdido su oportunidad, el conductor retrocedió su auto e inmediatamente lo emparejó al VW ya estacionado de la periodista, y le empezó a gritar injurias.

Narra ella el incidente: “Estaba muy ofuscado, varias veces bajó y se volvió a subir al asiento del conductor reclamándome con palabras altisonantes mientras otra persona que iba en el asiento del copiloto me hacía señas con manos y dedos”.

¿Qué no te fijaste que yo ya di varias vueltas?, fue lo primero que argumentó. Le dije que no, que no sabía cuántas vueltas había dado porque yo acababa de llegar”.

De hecho, a dicha cuadra no se le puede dar propiamente vuelta, pues la ruta más corta de regreso al lugar obliga a los automovilistas a alejarse hasta San José, una cuadra más allá del otro extremo del zócalo.

Agrega nuestra directora: “Creo que fue al ver mi chaleco de prensa, pues se acercó hasta mi ventanilla sin dejar de gesticular, cuando me dijo: ‘Por eso las matan a balazos, por eso amanecen encostaladas’. Yo estaba muy asustada, inmediatamente puse los seguros y me di a la tarea de subir el cristal de la portezuela derecha, tuve miedo”.

El sujeto moreno que profirió las amenazas es un hombre de aproximadamente 50 años, de complexión delgada y grandes ojeras, que al momento de la agresión vestía pantalón y camisa de colores oscuros.

Una hipótesis de la periodista, quien asistió a una comida en el restaurante La Casona, es que los agresores podrían ser parroquianos de un bar contiguo.

El incidente fue reportado a la policía municipal.

Guerrero tiene fama de ser un estado exportador de sicarios a otras entidades del país.

Podría tratarse de un simple borrachazo como dicen, ojalá sea sólo eso, pero como están las cosas en nuestro México, sólo nos queda a los periodistas reportar esta clase de incidentes que involucran amenazas de muerte expresamente contra reporteros y fotógrafos de los medios de comunicación”, exhortó.

Si bien las agresiones contra reporteros son promovidas por regla general por autoridades de gobierno que no quieren testigos de su proceder (la ong Artículo 19 ha informado que así ocurre en más de la mitad de los casos documentados), es un hecho que tal agresividad contra los informadores ha permeado a sindicatos como la CNTE y el SNTE, los partidos políticos y asimismo entre amplios sectores de la población.

Comentarios
Cargando...