Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Cuando se Pierde la Infancia

566

Jorge Lanata /Clarín (Argentina), 14 Abr

Mirko es divino. Tiene profundos ojos azules, se ríe con ganas y podría ganar el Premio Mundial al Bebé Perfecto. Mirko tiene en Instagram 762 mil seguidores y ya posteó 120 fotografías con sus respectivos mensajes. Vi solo un par de veces –y socialmente – a Marley, y me cae bien. Marley parece buen tipo. Alguien que se presenta tan torpe y atolondrado al aire no puede ser mala persona. Marley tiene 2.800.000 seguidores en Instagram.

Son lindos, populares y felices. ¿Cuál sería entonces el problema? El problema es, que mientras camina por una ruta de algodones y caramelos, a Mirko le están quitando la infancia. Y una infancia –se los digo yo, que por diversos motivos no la tuve- es algo que toda persona merece tener. Para que todo sea civilizado: se la quitan, pero le pagan por ello.

No creo que Marley haga esto por dinero –como sí lo hacen cientos de padres que presionan a sus hijos en el fútbol amateur, en los deportes olímpicos o en la tele y el teatro- pero Mirko es ya la “cara” de la ropa infantil Mimo: es la única con la que posa en fotos donde el logo se descubre casi sin intención, y, según cuenta MDZOL en el estreno de “Por el mundo” desde Nueva York con Susana, Marley y Mirko fue lo segundo más visto del domingo. El programa cobró –al igual que El Sultán- 36.000 pesos por segundo de su tanda. Habría que multiplicar por cinco o por diez los “chivos” incorporados fuera de esta.

Macaulay Culkin. (Especial)

Mirko debe ser hoy el bebé más rico de la Argentina. Pero hay un problema: no eligió estar ahí. Es cierto que nadie elige donde nace, ni en qué familia, pero la opción de elegir qué se quiere ser y contra qué consecuencias se quiere luchar, se le presenta al niño mucho después. Aunque en veinte años Mirko quisiera vender helados sería “Mirko, el vendedor de helados”, una nota de cinco o seis páginas con fotos color.

En la Argentina los menores de catorce años tienen prohibido trabajar. Pero puede “haber excepciones” (Argentina al fin) “si es educativo para el niño”. Alejandro Malowicki, presidente de la Sociedad Audiovisual para la Infancia y Adolescencia Argentinas, le dijo a La Nación que “la respuesta es una trampa, una mala interpretación de la ley vigente”. Los chicos de la tele tienen un régimen de trabajo de seis horas diarias. Es obvio que están sometidos al estrés y al ingreso prematuro al mundo adulto. Una productora de tv citada por el diario recuerda un problema que les presentó el padre de un bebé de seis meses. El bebé estaba en el medio de un set armado en el campo doce horas antes del rodaje. Uno de los actores lo advirtió y se acercó al padre para advertirle sobre la cantidad de tiempo que llevaban allí.

-Sí, es verdad que tendrían que pagarme el doble- le respondió.

Haley Joel Osment. (digitalspy.com)

Los padres que acompañan a sus hijos al fútbol de divisiones inferiores llegan a pelearse con los árbitros o con otros padres a las trompadas: defienden el derecho de su hijo a ser Messi. Y a ser ellos, claro, los padres de Messi.

“No es normal que un chico trabaje en tv. No es normal que un chico trabaje. Un niño debe jugar, crecer y ser libre”, dice Marcelo Marcote, ex estrella de Rolando Rivas entre los cinco y los 19 años, hoy médico.

A la hora de citar ejemplos, siempre se habla de los chicos de la tele que hoy siguen y son grandes de la tele, nunca de todos los que quedaron en el camino, y es obvio, son muchísimos más los que fracasaron. Frente a la máquina de Hollywood la lista es interminable: Macaulay Culkin, el chico de Mi Pobre Angelito terminó enjuiciando a sus padres por robarle su fortuna y fue detenido por drogas. Lindsay Lohan empezó su carrera a los 3 años y asiste a Alcohólicos Anónimos desde 2006, entró y salió de la cárcel al menos cinco veces.

Drew Barrymore. (de10.com.mx)

Haley Joel Osment, el chico de Sexto Sentido que veía gente muerta, tuvo diversos problemas con la justicia y también asiste a AA. Edward Furlong, el chico de Terminator 2 El día del Juicio, fue condenado por abuso doméstico. Drew Barrymore apareció en un comercial de comida para perros los once meses y debutó en Estados Alterados a los cinco años. Tuvo un intento de suicidio a los 14. Gary Coleman armó a los 10 años su propia empresa y pocos años después descubrió que entre sus padres y sus amigos lo habían quebrado. Tuvo varios intentos de suicidio y terminó trabajando como guardia de seguridad en Colorado. Jodie Sweetin, Jaimee Foxworth, Matthew Underwood, Corey Feldman, Jeremy Jackson, Dana Plato, etc etc etc…

Bertrand Rusell decía que no era tan complejo criar un niño: hay que quererlo y no mentirle. Podría agregarse: y dejarlos crecer libres y tranquilos.

Gary Coleman. (Especial)

 

 

Link  https://www.clarin.com/opinion/pierde-infancia_0_ry5i5nAoM.html

¿Qué opinas?
Cargando...