Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Caso Charlottesville: Critican ‘Ambigüedad Moral’ de Trump

Tras Derribo no Autorizado de Estatua de Soldado Confederado en Carolina, el Presidente Justificó Ayer el Viraje de su Postura Inicial

1,661
Paul Ryan, John McCain y Góber de Ohio Sostuvieron que no hay Equivalencia Entre Activistas Igualitarios y Supremacistas Blancos

Destacados líderes del Partido Republicano enderezaron duras críticas a su correligionario y presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, luego que el magnate inculpó ayer por igual a “dos bandos” por la violencia suscitada el pasado fin de semana en Charlottesville, ciudad de 40 mil habitantes del condado de Albemarle, estado de Virginia.

Así, el presidente modificó su reacción inicial. Anoche, tras conocerse el derribo de la estatua de un soldado confederado a manos de activistas alt-left en Durham, Carolina del Norte, Trump atribuyó el viraje a información adicional sobre las causas del incidente del sábado.

Cuatro asesores del presidente han renunciado esta semana en protesta por la postura adoptada en las últimas horas por Trump en torno al incidente, luego que el sábado censurara principalmente a los supremacistas.

El sábado un joven de 20 años y admirador de Adolph Hitler, James Alex Fields, embistió con un auto Dodge una contra-manifestación en respaldo de la decisión del gobierno local de quitar una estatua de Robert Lee, el líder de los esclavistas durante la sangrienta Guerra de Secesión de 1861-1865 que desembocó en la prohibición de la esclavitud.

Momento del ataque solitario de Fields, (reporteindigo.com)

 

El joven mató a la activista blanca de derechos civiles Heather Hayes, una abogada y animalista de 32 años, e hirió a otros 19 manifestantes. Los supremacistas habían marchado previamente en una universidad portando antorchas y gritando consignas como “No nos reemplazarán”.

Ayer el congresista por Wisconsin Paul Ryan, presidente del Congreso y tercera autoridad del país, criticó la “ambigüedad moral” de Trump en torno al caso. “Debemos ser claros. El supremacismo blanco es repulsivo. Este fanatismo es contrario a todo lo que este país representa. No puede haber ambigüedad moral”, escribió en su cuenta de Twitter.

Manifestantes alt-left derribaron en Durham, Carolina del Norte, estatua de 1924 en honor al soldado confederado. (AP)

Igual postura asumió el senador por Arizona, ex prisionero de guerra en Vietnam y ex candidato presidencial John McCain, también republicano, quien rechazó poner en el mismo saco a neonazis y antifascistas. “No hay equivalencia moral entre racistas y estadounidenses que desafían el odio y la intolerancia. El presidente de Estados Unidos debería decirlo”, asentó también en Twitter.

Así mismo se expresó John Kasiche, gobernador de Ohio y exrival de Trump durante las primarias, en declaraciones recogidas por El Nuevo Herald de Miami: “No hay equivalente moral a los simpatizantes nazis. No puede haber lugar en EEUU, ni en el Partido Republicano, para el racismo, el antisemitismo, el odio y el nacionalismo blanco. Punto”.

Heather Heyer, asesinada por un supremacista. (bbc.com)

 

Las reacciones de sus correligionarios siguieron a lo dicho por Trump también ayer martes, al responsabilizar a “los dos bandos” de la violencia desatada el sábado en Charlottesville y enfatizar su condena de la izquierda por “atacar” a los neonazis.

“¿Qué pasa con la alt-left (izquierda alternativa) que atacó a lo que usted llama alt-right (derecha alternativa)? ¿También tiene alguna culpa?”, cuestionó el presidente durante una rueda de prensa en Nueva York.

Las palabras de Trump fueron bien recibidas por la ultraderecha estadounidense. El histórico dirigente del Ku Klux Klan, el historiador y escritor David Duke Ernest, felicitó al presidente por “decir la verdad” sobre lo sucedido en Charlottesville al condenar también a los “terroristas de izquierda”.

James Alex Fields, de 20 años. (Getty Images)

 

Durante la Guerra de Secesión murieron alrededor de 1.5 millones de combatientes y prisioneros hacinados en campos, y culminó con la liberación formal de unos 4 millones de esclavos capturados en África y distribuidos desde Cuba en América principalmente por portugueses y traficantes españoles.

Una solución a la honda división abierta entre el norte abolicionista (20 millones) y el sur esclavista (10 millones), consistió en el reconocimiento a los líderes de ambos bandos, visible en la erección de estatuas y nomenclatura de calles y edificios públicos en honor también a los líderes y soldados derrotados.

 

(Con información de El Nuevo Herald, Wikipedia y otros medios.)

¿Qué opinas?
Cargando...