Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

Capitalismo Fernández / Pablo Mendelevich (Argentina)

 

Había una vez un país entrañable que era famoso por la indescifrable paradoja que lo acuciaba. Tenía de todo. Riquezas naturales, diversidad, recursos humanos fabulosos, técnicos, científicos, escritores, artistas, deportistas de primer nivel. Y cada vez más pobreza.

No conseguía encontrar las vías del desarrollo. Solían repetirse allí las mismas discusiones por décadas. Una de las más comunes se refería al mejor sistema para curar los problemas de siempre -recesión, inflación, deuda, falta de dólares-, a los que se fustigaba cada tanto con estruendosas epopeyas. Un vicio circular habilitado por la inutilidad de la experiencia. En ese país la experiencia se evaporaba más ligero que el alcohol.

No vaya a creerse que unos defendían lo estatal, otros lo privado. ¡No! Hasta podía ser uno solo quien sostuviera con parejo ardor ideas antagónicas en turnos consecutivos. Bastaba con el mayor protagonista, el grupo hegemónico, concebido a sí mismo como “movimiento” -vaya si se movía- para apilar creencias.

Como la memoria histórica era inoperante tampoco se advertía que los remedios que no habían funcionado una vez no funcionarían a la siguiente . Einstein era el que estaba loco, debía pensarse, cuando dijo aquello de que locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Con todo, había dudas sobre la persistencia de las costumbres.

Pero un día, un día cualquiera, llegó Vicentin…

 

IMAGEN Sebastián Dufour, La Nación

 

BANNER AYUTLAX 2020

Vicentin sonaría bien para un cuento si no fuera porque se convirtió en el nombre de una incógnita sobre el destino nacional. ¿Abrirá la súbita expropiación de este grupo empresarial el camino de la Argentina hacia un cambio de sistema político? ¿Cuál es el derrotero de este quinto peronismo que luce con jactancia el sometimiento a los influjos de su facción más resuelta?

El Gobierno entiende que la expropiación del cuarto “jugador” del mercado agroexportador (palabra extrapolada de las finanzas internacionales que aquí puede sonar algo sarcástica) reproducirá el apetecible modelo “mixto”, estatal y privado, de YPF, y le permitirá marcar la cancha del negocio que más dólares mueve.

Siempre el peronismo tuvo nostalgias del IAPI (Instituto Argentino de Promoción del Intercambio), organismo fuertemente intervencionista en el mercado de granos, creado por Perón durante la dictadura del 43. Cumbre del dirigismo, el IAPI formateó al campo hasta 1955. Lo continuó otro gobierno de facto, el de José María Guido, como la Junta Nacional de Granos, a la que fulminaría -todo queda en familia- un nuevo gobierno peronista, el de Menem. Cuyo recordado secretario de Agricultura y Ganadería, Felipe Solá, hoy canciller, propuso durante la campaña de los Fernández reponer la JNC para “aumentar la intervención del Estado en la comercialización de los productos agropecuarios”.

Buena parte de los dirigentes del campo, que ya en 2019 habían levantado fiebre con el suero intervencionista de Solá, ahora están convencidos de que Vicentin no es salvataje altruista, sino un atajo para imponer controles paraestatales. No los asusta tanto el Estado inductor como el ejecutante, La Cámpora, detrás de la cual sospechan -son muy agudos- que hay rencores agazapados desde la guerra con el campo de 2008.

Roberto Lavagna inventó para el kirchnerismo la expresión “capitalismo de amigos”. Podría agregar el “capitalismo de enemigos”.

Tan fuerte es el modelo de YPF que el kirchnerismo ya lleva honradas tres versiones: la que se inauguró con la privatización de Menem (que en 1993 puso en manos de Néstor Kirchner 535 millones de dólares luego fugados); la “argentinización”, Repsol con Eskenazi (a quien Kirchner le hizo comprar el 25% de la empresa sin poner un centavo); y la “expropiación patriótica” (que no le costó al Estado mucho más del doble de lo que vale la empresa).

Tango argentino. Él, fan juvenil; ella a salvo de los Cuadernos de las Coimas merced al fuero de funcionarios. FOTO infobae.com

 

Vicentin, tranquiliza el Presidente, no abrirá un continuado de expropiaciones. Alberto Fernández echa mano a una garantía, eso sí, algo elástica: dice que él rescata grandes empresas en quiebra que están en mercados estratégicos, mientras que Hugo Chávez expropiaba empresas prósperas.

Le hubiera convenido más decir que el peronismo no ha sido históricamente expropiador compulsivo, pero eso le habría exigido explicar las cautivantes ambigüedades de Perón, aquel talento para separar retórica de acciones efectivas: la diferencia entre hacer quemar el Jockey Club, como pasó, y quedarse con los bienes de los magnates, algo que nunca hizo. Por supuesto, algunas expropiaciones hubo, la más escandalosa de las cuales fue, en 1951, la del diario La Prensa, que Perón le transfirió a la CGT.

La verba inflamada, que tocaba la cuerda nacionalista del argentino medio, ya había identificado al capital enemigo con lo monopólico extranjero de los ferrocarriles, cuya enmarañada nacionalización produjo más emoción y leyenda que legado. Tampoco se trató de una política integral. Perón, ante todo un pragmático, no nacionalizó, por ejemplo, el servicio eléctrico; eso lo hicieron Illia y -la Argentina tiene extrañas diagonales- Martínez de Hoz.

A diferencia de su discípulo bolivariano, también un militar cuyo liderazgo político brotó de un golpe de Estado, Perón no dejó constancia de que pretendiera erigir una patria socialista como la que en los 70 le adjudicó un trágico malentendido juvenil. Tampoco hizo con Fidel Castro demasiadas migas.

Solo a Andrew Lloyd Weber y Tim Rice se les pudo ocurrir enlazar a Evita y el Che Guevara como si hubieran sido contemporáneos, licencia artística de un musical en el que tal vez reverberaron las infidelidades reales de la historia. Justicialista visceral una, marxista el otro, lo que menos encastraba eran sus ideologías, solo más tarde plastificadas a medida por la izquierda peronista, que construyó una Evita revolucionaria emancipada de su esposo, de incomprobable devoción socialista. Cristina Kirchner, que mandó a fundir en hierro la Evita revolucionaria, encarna esa reelaboración del pasado en la que se combinan loas al socialismo con orgullo capitalista. Lo único más desconcertante es la ideología de Alberto Fernández.

Catorce meses antes del célebre 17 de octubre que luego se tomó como día del nacimiento del peronismo, el coronel Perón, por entonces cerebro de la dictadura del general Edelmiro Farrell, fue a la Bolsa de Comercio en su carácter de secretario de Trabajo y Previsión y pronunció un conocido discurso fundacional. Descarnado como pocas veces, no solo contó cómo acababa de desarmar él mismo una huelga utilizando el servicio de inteligencia del Ejército (también era el ministro de Guerra), sino que en tono cómplice con “los capitalistas” les expuso la conveniencia de entregar un poco (habló del treinta por ciento) para no perderlo todo y se postuló como el organizador y contenedor de la clase trabajadora para frenar al comunismo.

Ni entonces ni después Perón enarbolaría de manera consistente -aunque dijera mentiras encantadoras como la de que participó del Mayo Francés- ideas destinadas a cambiar el sistema político, lo que para nada interfirió en el entusiasmo de sus seguidores durante siete décadas cuando llegaban a la parte de la marcha que llama a combatir el capital.

Como si la adhesión al capitalismo requiriera un service periódico, Alberto Fernández justo decidió hacer el último horas antes del anuncio expropiador. Renovó su fe ante grandes empresarios, a quienes les hizo el guiño tradicional, un recuerdo de que con el kirchnerismo habían ganado mucha plata.

Después de la soberanía ferroviaria, la del correo, la del agua, la petrolera, hasta la de hacer billetes, ahora llegó, por fin, la soberanía alimentaria.

 

 

FUENTE

El peculiar capitalismo de los Fernández / Pablo Mendelevich, La Nación (Argentina), Junio 10

- Publicidad -

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...