Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

American pie /Sonia Schott (Las Américas)

 

La canción de Don McLean titulada American Pie, Pastel Americano en español, publicada en 1971, está considerada como un icono estadounidense y forma parte del registro de grabaciones de la Biblioteca Nacional del Congreso, por su impacto cultural, histórico y político de alcance mundial.

Aunque hay mucha controversia sobre el significado real de su letra, American Pie parece cantarle a la conflictiva década de 1960, dominada por la guerra en Vietnam, las protestas sociales, los asesinatos del presidente John F. Kennedy y el pastor Martin Luther King, la crisis de los misiles en Cuba y, por supuesto, la pérdida de tres grandes músicos de la época, en un melancólico contraste con los dorados años 1950, cuando el país estaba disfrutando de un período de prosperidad económica sin precedentes, luego de haber superado las limitaciones de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, una vez más en su historia, Estados Unidos se encuentra en una encrucijada.

La firma del presidente Joe Biden de la ley de ayuda para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus, se espera que tenga un gran impacto en el porvenir de Estados Unidos.

Es, por mucho, la legislación de impulso económico más grande que se haya producido en décadas y contiene provisiones que el Partido Republicano nunca habría permitido, si todavía estuviera en el poder.

“Esa cifra de 1,9 billones de dólares (1.9 trillion dollars) es mucho dinero”, sostiene un artículo de Jeanna Smialek, de The New York Times, quien añade “El Congreso aprobó un programa de ayuda de $900 mil millones en diciembre, y su paquete en marzo fue de aproximadamente $2 billones. A modo de comparación, el paquete de gastos de la principal crisis financiera, la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense de 2009, registró alrededor de $800 mil millones”.

BANNER AYUTLAX 2020

El enorme proyecto de ley, solo aprobado por el ala demócrata del Congreso, incluye créditos fiscales para familias con niños de hasta 13 años, que podrían recibir hasta $4,000 por cada uno o $8,000 por dos o más. Las familias que ganan menos de $125,000 por año recibirán el crédito completo, mientras que aquellas que ganan hasta $400,000 recibirán un crédito parcial.

Además, se contemplan nuevos subsidios para programas de atención médica.

A primera vista, estas cláusulas ayudarán a Biden a ganar popularidad política y, además, satisfacer las demandas más progresistas del partido, encabezadas por el senador Bernie Sanders y la congresista Alexandria Ocasio-Cortez.

El Partido Republicano ha alertado sobre la Ley del Plan de Recuperación Estadounidense por la preocupación de que surja una presión inflacionaria sin precedentes, pero la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha dicho que no cree que la inflación represente un riesgo significativo y se mostró confiada en que la recuperación económica sea un hecho tan pronto como en 2022.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, también ha afirmado que no está preocupado por un aumento de la inflación a finales de este año. Su mayor preocupación ahora es la tasa de desempleo, que se sitúa alrededor de un 6.2 por ciento, según el ultimo reporte del Departamento del Trabajo.

Una de las provisiones más atractivas de la ley, es el pago de $1,400 dólares para muchos de los contribuyentes.

Fuera del proyecto quedó la propuesta impulsada por Bernie Sanders, que apostaba por aumentar el salario mínimo nacional de $7.25 a $15 la hora.

Sabiendo de antemano que la recuperación económica depende del control de la pandemia, Biden ha ordenado comprar 800 millones de dosis de vacunas de tres fabricantes, para respaldar su deseo de que el país deba volver a una vida más normal para el día de la Independencia, el 4 de julio.

Esto, partiendo de la base de que todos en el país se vacunen.

Hasta ahora sólo el 21 por ciento de la población lo ha hecho.

Mientras, los economistas de Goldman Sachs proyectan que el paquete de rescate fiscal daría a la economía un impulso aún mayor en 2021, estimando que el producto interno bruto podría expandirse en un 6% en el primer trimestre.

El éxito o el fracaso de los primeros 100 días de Biden dependerá de la rápida mejora de la economía estadounidense, pero esta situación invariablemente está atada al control del coronavirus, si se supera el desafío, entonces, tal vez, el país tenga razones suficientes para volver a sentirse una vez más optimista sobre el futuro.

 

 

ENLACE

Descifrando el ‘pastel americano’ /Sonia Schott, Diario Las Américas (EE.UU.), Mar 16

- Publicidad -

- Publicidad -

- Publicidad -

¿Qué opinas?
Cargando...