Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Natívitas: Maestra Hace Dramática Denuncia a Gobernador Mena

Con Apoyo de Autoridades, Carretillero Apropió Paso Comunal y Semidestruyó Casa de Hermanas Cedillo

Implicados ex Edil Barranco, ex Secretario Mendoza, ex Juez Teniza, ex Director Muñoz y ex Comunitario Cabrera

A nombre de su hermana Clementina, la profesora Yaquelin Ofelia Cedillo Ortiz hizo llegar en mayo a Marco Antonio Mena una carta, donde reseña al gobernador de Tlaxcala una historia de despojo a la comunidad de Capula y afectación de una casa familiar, en la que aparecen coludidas las autoridades del municipio de Natívitas.

“Confío en su gran corazón, sabiduría y entrega, así como (en) el poder que le confiere el estado”, escribió la maestra al solicitar al mandatario su intervención al fin de corregir el entuerto causado por el gobierno municipal que encabezó Cuahutémoc Barranco Palacios, un favorito del ex gobernador Mariano González Zarur.

La dramática misiva recapitula que hace dos años, Odilón Pérez Galindo -quien a decir de la quejosa se ostentó como “líder de los carretilleros de la central de abastos de la CDMX”- compró un predio contiguo a la casa adquirida hace 47 años por sus padres, y que tras ello el sujeto se apropió de un callejón que conectaba la Calzada San Miguel del Milagro con la calle Francisco I. Madero.

Fragmento del mapa Inegi, cartografía nacional, serie III, comunidades de menos de 5 mil habitantes.

Asimismo, una vez entrado en posesión del predio el comprador llevó a cabo excavaciones en el área del Callejón que afectaron la vivienda familiar de las hermanas Cedillo, todo con la venia de Barranco, su director de Obras Álvaro Muñoz Saldaña y el entonces presidente comunitario Jesús Cabrera Aguilar.

En su carta, la profesora refiere al gobernador Mena que hace décadas los dueños de las propiedades colindantes a dicho callejón, “en su momento cedieron metros para que fuera paso de servidumbre”, “bajo palabra de personas honorables y algunos testigos que desafortunadamente ya no están con nosotros”.

Empero ante la ausencia de documentación formal que garantizara el acuerdo de cesión a favor de la comunidad, el anterior ayuntamiento de Natívitas autorizó a Pérez Galindo excavaciones con maquinaria pesada; y a pesar de las protestas  las hermanas Cedillo y de vecinos cuyos hijos utilizaban el callejón para acceder a la escuela primaria Cuauhtémoc, también el juez de paz Pablo Teniza Silva puso oídos sordos a las quejas.

Detalla Jaqueline Cedillo en su carta al Gobernador de Tlaxcala, que Pérez Galindo “sin previo aviso ni cuidado, rascó tan cerca de la pared de mi propiedad al grado de rebajar más de 2 metros por debajo de los cimientos de la casa (y) socavó un hueco de más de 30 cms rompiendo y dañando severamente la cimentación”.

“La casa que con sacrificios construyeron mis padres está ubicada en la Calzada San Miguel del Milagro no. 2 en la comunidad de Capula, frente a la escuela primaria Cuauhtémoc; hago referencia de esto porque los pequeños que acuden también fueron afectados por el abuso de autoridad del municipio”, agrega la demandante de justicia.

Doña Clementina, en casa de Toluca.

La carta fechada el 10 de abril, luego de una larga batalla legal que llegó hasta audiencias constitucionales, aparece firmada por Yáquelin Ofelia Cedillo Ortiz y José Saturnino Pérez Silva.

En el calvario recorrido en su búsqueda de justicia, la menor de las hermanas Cedillo –la mayor Clementina, de 84 años, se halla encamada y con oxígeno en otra casa familiar ubicada en la ciudad de Toluca- contrató a un abogado particular, Aldo Calva Pérez, quien en marzo de 2016 solicitó un amparo de suspensión de obra contra la presidencia municipal de Nativitas.

La demanda de amparo fue acompañada de fotos de la excavación y de los daños, así como un mapa de Inegi de finales de la década de los ’80 donde se documenta la existencia del mencionado callejón, y se sustenta en el alegato de que la apropiación y las excavaciones realizadas por Pérez Galindo carecen “de los permisos necesarios” y han causado “daños a mi propiedad como a la comunidad”, según quedó asentado en el expediente 527/2016 del juzgado primero de distrito de Tlaxcala.

Excavación sin medidas de seguridad, detalles.

Aunque dicho expediente contiene pruebas fehacientes del abuso y testimonios de testigos acreditados, el ayuntamiento implementó con recursos municipales una estrategia para postergar dos audiencias constitucionales, a fin de dar tiempo a Pérez Galindo de ”laborar documentos y pagar predial por los cuatro metros del callejón apropiado”.

Para colmo, el entuerto suscitado por Barranco Palacios está siendo validado de facto por el nuevo alcalde de Nativitas, Óscar Murias, y su secretario Sergio Moreno, quienes asimismo han negado responder a las quejosas, dejándolas de nuevo en la indefensión y atenidas a defenderse solas.

Así, la estrategia inicial de Barranco Palacios –un edil que ganó fama cuando se confrontó con su Cabildo y en venganza redujo a $1 peso la dieta de los regidores que se le oponían- parecía estar destinada al éxito, toda vez que la última audiencia constitucional, programada el pasado 14 de marzo, también fue suspendida.

Detalles de daños causados a vivienda de familia Cedillo.

Pero no contaban las autoridades de Nativitas con la voluntad indomeñable y la perseverancia de las hermanas Cedillo en busca de justicia.

Fue en esa circunstancia que la maestra Yáquelin Cedillo entregó la carta que narra su vía crucis de mano al gobernador Marco Mena, quien giró instrucciones a la secretaría de Gobierno de atender el caso de despojo.

Una luz se abrió entonces para las hermanas Cedillo. Vía telefónica, Yáquelin confirmó hoy a Código Tlaxcala que la titular de Gobierno, Anabel Alvarado, la recibirá y escuchará el próximo miércoles en el Palacio de Gobierno.

Comentarios
Cargando...