Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

Los jóvenes son el alma de México, son el mejor presente de México

620
“El terremoto de 1985 no lo vivieron los jóvenes que hoy tienen menos de 32 años, no tenían experiencia para actuar ante una emergencia de esta magnitud; sin embargo, la solidaridad fue más grande y hoy unen fuerzas para levantar a México.”, El Economista.
“Los llamaron problemáticos, egocéntricos, flojos, ensimismados, hedonistas, egoístas, arrogantes… La generación que mató la cultura de trabajo, a las instituciones y el mundo como lo conocíamos. La generación que no sabía trabajar en equipo, que se ponían primero a ellos mismos y jamás voltearía a ver a los lados. Los millennials parecían los culpables de todos lo que estaba mal, hasta el día en el que todo lo que estuvo mal no tenía que ver con diferencias generacionales, políticas, institucionales, ni humanas.”, ¿Quién?
“El 19 de septiembre de 2017 los millennials sintieron un sismo como el que aterrorizó a los Baby Boomers cuando eran niños (en los 50) y a la Generación X a mediados de los ochentas, estos fenómenos enseñaron a dos generaciones enteras a respetar este tipo de fenómenos naturales y crearon una cultura sobre sismos con la que fueron criados los millennials y la Generación Z (los más pequeños). Tal vez eso explique la gran respuesta y las acciones que tomaron los millenials en este temblor, aprendieron de las generaciones pasadas que la solidaridad es lo más importante en estos momentos. “, Noticieros Televisa.
Pero este día, quiero centrar mis comentarios con referencia a la desgracia más fuerte que nos ha tocado vivir como generación. El 19 de septiembre de 2017, es sin duda un parteaguas en la forma de vernos como mexicanos.
Por primera ocasión en 32 años, se borraron las fronteras ideológicas, políticas y generacionales. Vivimos momentos difíciles, que todavía estamos afrontando y en estos momentos los jóvenes son quienes nos informaron, cuando todo el sistema de comunicación falló, fueron sus canales los que nos mantuvieron conectados, informados, unidos y fue a través de las redes sociales que se convocó al nacionalismo que hemos vivido durante toda una semana.
Debo reconocer, que la sociedad es lo más importante y fuerte de mi país.
En las calles de Ciudad de México, en las autopistas a los estados de Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Puebla y Estado de México, las caras que llevan resguardando la ayuda comunitaria, es la cara de los jóvenes mexicanos, quienes son el alma de mi país, no son su futuro, son su mejor presente.
Todavía no superamos el shock, pero no tengo duda que mi país se está poniendo de pie, con un nuevo rostro y es uno joven, con coraje, con identidad, conocimientos, consciente y desafiante, porque han mostrado que su organización es promisoria, luego entonces, no cabe duda que México saldrá adelante.
Sin embargo, también he visto amenazas, que vuelven a señalar y tratan de politizar y confrontar, cuando la energía verdadera no es en la política, sino en reforzar esa gran capacidad ciudadana para organizarse, debemos sumarnos, unirnos y AYUDAR. La verdadera carencia está por venir y debemos tener la madurez suficiente para no perder de vista que lo más importante es ayudar, lejos de las posturas partidistas, de los anuncios fastuosos de apoyo como sector político o de gobierno.
Hay un reclamo verdadero de la ciudadanía: quieren reconstruir el país con sus impuestos. Quienes somos actores políticos, debemos ponderar ese reclamo y evitar, en cualquier medida posible el protagonismo, la insensibilidad y la proyección personal.
La sociedad nos está dando una muestra ejemplar a la clase política, quienes tenemos una representación debemos de estar en la altura más alta, porque México nos necesita, debemos mostrar la calidad moral suficiente para responderle. Es momento de hacer patria con nuestras acciones.
Hoy me siento orgulloso de ser mexicano y me siento doblemente orgulloso de ser tlaxcalteca. Somos un pueblo noble y que apoya, que se suma, que acude al llamado de nuestros hermanos. Ver a tantos jóvenes en el trabajo de voluntariado, acopio y distribución de los apoyos en las zonas afectadas, muestran la grandeza de mi estado.
Todos debemos aportar, la contingencia sigue y seguirá afectando cada vez más a las familias que perdieron patrimonio y trabajo. El ánimo que invadió toda esta semana, no lo debemos perder NUNCA.
HOY LOS JÓVENES, SON EL MEJOR PRESENTE DE MÉXICO.
¡Buen inicio de Semana!
#FuerzaMéxico
#TlaxcalaUnida
¿Qué opinas?
Cargando...