Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

La Independencia y los independientes

2,064

Imaginar un México sin partidos políticos era hasta hace unos años algo imposible, desde 1929 que se funda el Partido Nacional Revolucionario entramos en la era de la promiscuidad política, un tiempo en que los representantes se respaldaron de ideologías y el entonces honor de liderar un pueblo se convirtió en un acto comercial entre las masas.

 La nueva forma de democracia regida por ciudadanos que ejercen su derecho de votar y ser votados sin un partido que los identifique comenzó con Jaime Rodríguez “El Bronco”,  que ganó la gubernatura de Nuevo León a “mano dura” como el mismo menciona. De ahí que conocimos a Pedro Kumamoto, legislador independiente por Jalisco, que a fuerza de redes sociales, intelecto y una juventud inagotable, se ha convertido en ferviente promotor de la participación política.

Así como ellos, muchos son los rostros que le han dado un nuevo reflejo a nuestro país en materia democrática aunque sabemos que nuestra realidad es otra. Una nación que pretende llegar a la decena de partidos políticos con sus respectivos candidatos y encima pretende cobijar a los independientes, anuncia muy pronto sus obvios resultados. Este 2018 fueron cuatro los personajes que pretenden por la vía sin colores ocupar la silla presidencial: “Bronco”, Zavala, Ríos Piter y “Marichuy”, los cuales hasta el día de hoy no han alcanzado el número de firmas validadas por el INE, pero que “a ojo de buen cubero” los dos primeros llegarán sin problema (para ellos), porque entre más candidatos se dispersan los votos y el famoso “voto duro” sigue siendo la constante en nuestra dictadura barnizada.

Pareciera que es necesario seguir reciclando políticos, vendiendo rostros y arriesgando posiciones para vivir nuestra independencia nacional, cada vez parece que los candidatos de relleno son dedazos de los altos mandos para dispersar la atención. No podemos adelantar un resultado tan variable (y poco confiable) como el de los resultados electorales de México, pero sí nos queda estar pendientes de la información oficial, buscar la unificación de izquierdas, derechas y verdadera independencia. Como en el círculo cromático: identificar los colores primarios que predominarán sobre los secundarios, pero que los dos básicos resultan una opción diferente para una pintura que se ha pintado sobre una tela deshilada, frágil y quebradiza.

¿Qué opinas?
Cargando...