Código Tlaxcala
“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan
b2

¿Ana Lilia en 2027?

 

El destape de Ana Lilia Rivera como primera fórmula junto a su par senador, el exgobernador José Antonio Álvarez Lima, marca el arranque informal de la lejana elección del 2027 para gobernador de Tlaxcala.

La decisión morenista de repetir en 2024 a los ganadores de la elección de senadores de 2018, acota dramáticamente la competencia al interior del partido mayoritario. Nadie podrá ya desplazar a Ana Lilia de su condición de aspirante morenista para relevar a Lorena Cuéllar.

Así, la decisión de MORENA de jugar a lo seguro con la reelección de los actuales senadores tlaxcaltecas es un hecho muy real, un dato duro. A lo cual suma un signo: nuevamente la nativa de Santiago Cuaula va primero en la fórmula.

Lo anterior significa que Ana Lilia seguirá en el Senado -aun si MORENA quedara segundo en la elección de junio.

Una posición tan fuerte, que la pone desde ya en la boleta mayor de 2027.

¿Mas quién es Ana Lilia Rivera?

Los datos disponibles en internet son escasos, si bien componen un bosquejo.

Tras graduarse como abogada en la UATx, Ana Lilia se subió siendo una jovencita de 21 años a la ola suscitada en 1994 por la rebelión armada del “Subcomandante Marcos”. A mediados de ese año trágico, en efecto, la calpulalpense representó a Tlaxcala ante la Convención Nacional Democrática convocada por el ejército insurrecto.

Luego a los 27 de edad, en el año 2000 Ana Lilia afilió al PRD, con cuyas siglas ganó en 2008 la elección de diputado local por el distrito con cabecera en Calpulalpan. Antes de concluir la LX legislatura se postuló sin éxito a la alcaldía de su municipio natal.

Posteriormente concurrió Ana Lilia a la fundación de MORENA, en 2014; y apenas cuatro años después pudo ganar con la camiseta guinda su asiento actual en el Senado.

 

El fulgurante ascenso de Ana Lilia durante la última década equivale pues a un rayo en cielo despejado. Nadie lo esperaba, tal vez ni siquiera ella.

Ajena a la élite política local, acaso por causa de su fenotipo indígena, su cuna humilde y también su rancia radicalidad ideológica, Ana Lilia Rivera parece destinada a chocar con el entramado de los intereses locales. Para empezar, no parece llevarse del todo bien con su correligionaria la gobernadora Lorena Cuéllar, primera morenista de Tlaxcala.

Y dado que en 2027 el presidente López Obrador habrá perdido la mayor parte de su poder, deberá Ana Lilia -si quiere ser gobernadora- armar durante los próximos tres años un equipo capaz de ayudarla a sortear los vericuetos de lo imprevisto y sobrevivir al fuego amigo. Un fuego que se antoja nutrido y de alto calibre.

Para entonces la relación con un nuevo gobierno federal será determinante.

A propósito ¿cómo se llevará Ana Lilia con Claudia Sheinbaum?

¿Qué opinas?
Cargando...